Inventarios de metales reflejan mercados ajustados

Entre marzo y setiembre del 2018 los precios del cobre y el zinc han caído 9% y 22%, respectivamente. La caída de los precios de los metales en este periodo ha estado más relacionada con factores del mercado financiero –
incertidumbre por el impacto de la guerra comercial- que por los fundamentos del mercado físico. De hecho, una mirada a los inventarios globales de ambos metales refleja mercados físicos más ajustados. La desconexión de los
precios de los metales con sus fundamentos es posible por el exceso de liquidez existente en los mercados financieros. Sin embargo, no debería ser duradera y, eventualmente, los precios responderán a sus fundamentos de oferta y demanda.

Los inventarios globales de cobre y zinc han estado cayendo desde marzo –cuando alcanzaron su nivel más alto
del año-. Actualmente, los inventarios de cobre son los más bajos desde noviembre del 2016, mientras que los
inventarios de zinc son los más bajos desde noviembre del 2017. Si bien existe estacionalidad en los inventarios –China suele acumular inventarios entre marzo y julio- la velocidad con la que han estado cayendo refleja, además, que los mercados se encuentran en un balance más justo que en años anteriores. Es probable que los inventarios sigan cayendo durante el último trimestre del año, en línea con el patrón estacional.

Los inventarios de cobre ascienden a 956 mil TM, equivalentes a 14.8 días de consumo global, mientras que
los inventarios de zinc alcanzan 377 mil TM suficientes para 10.4 días de consumo global. La reducción desde marzo
pasado es de 32% y 35%, respectivamente.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

En el caso del cobre, el mercado global está pasando de una situación de exceso de oferta a un déficit. Es probable
que cierre el 2018 balanceado y que el déficit se materialice en el 2019, estrechando aún más los inventarios. El cambio en el balance se produce porque durante los últimos años – en un contexto de precios de metales cayendo- las empresas redujeron sus inversiones en nuevos proyectos, limitando el incremento de la oferta actual, situación que no se revertiría en el corto plazo.

En el mercado del zinc, el cambio es de un déficit a un superávit. El mercado global del zinc se ha mantenido en
déficit desde el 2012 debido al cierre de varias grandes minas por agotamiento del mineral. A raíz de este
desbalance, las empresas han estado desarrollando algunos proyectos que ya han empezado a operar. Asimismo, algunas minas que habían dejado de operar por los bajos precios del zinc están reiniciando operaciones.
Con la entrada de esta oferta el mercado de zinc debería volver al equilibrio en el 2019. En conclusión, el nivel actual de inventarios de cobre y su dirección futura deberían sostener mayores precios del cobre. Los inventarios actuales de zinc estimularían un incremento del precio durante los próximos meses, aunque este sería limitado, en la medida en la que el mercado va entrando en equilibrio.