Economía peruana: perspectivas al 2019

Para los próximos 18 meses, se espera que el crecimiento del PBI esté en torno al 4%, de acuerdo con proyecciones del BCRP. El entorno esperado para el año 2019 incluye algunos aspectos positivos para los negocios, como son los megaproyectos mineros en fase de construcción, las inversiones en nuevos cultivos para agroexportación y las mejoras en los procesos productivos, según se destacó en la Convención Anual del Servicio de Asesoría Empresarial (SAE), de Apoyo Consultoría. Aspectos neutros o incluso negativos incluyen el entorno político, los escasos avances en los grandes proyectos de infraestructura pública y un menor impulso del entorno internacional, así como la incertidumbre asociada con el cambio en las autoridades regionales y locales.

Como motores del crecimiento económico del país, las expectativas están puestas en la inversión en minería —para la que se prevé un incremento de US$ 1,600 millones—, seguida de las infraestructuras concesionadas —que se incrementarán en US$ 300 millones—. En cambio, se prevé descensos en la inversión pública, de 20% en el primer semestre de 2019 y de 1% en el segundo semestre, según proyecciones de Apoyo Consultoría.

Para el empleo formal y el consumo privado, por su parte, se espera un crecimiento progresivo y moderado. Para el año 2019, se prevé que el consumo privado se incremente en 4.2%, por encima del crecimiento de 3.5% previsto para 2018. En cuanto al empleo formal privado, para el año 2019 se espera un crecimiento de 4.7% en el número de
trabajadores registrados en las planillas electrónicas, desde 4.0% en el 2018.

Los principales riesgos para la economía son los ajustes en la economía mundial. En un escenario pesimista, el crecimiento del PBI mundial podría caer abruptamente en el año 2019, con una recuperación lenta hacia el 2021. El precio promedio de los principales metales de exportación crecería moderadamente.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

El resultado para el Perú sería un menor crecimiento de la economía interna, un mayor tipo de cambio y costos de financiamiento más altos. Para contrarrestar estos efectos, la solidez macroeconómica y del sector financiero serán claves durante el ciclo económico que se proyecta a 2021.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Síganos en Facebook