Arequipa: el escenario para la región en el 2019

La República.- El año venidero es poco alentador para Arequipa, por lo menos en los aspectos económico y social. Los grandes proyectos de inversión no se vislumbran en el escenario próximo. Uno podría ser Tía María; sin embargo, hay el riesgo de que reactive un conflicto social.

El 2019 recibe a Arequipa con una cifra de decrecimiento en la economía, la posibilidad de reactivación del conflicto social de Tía María y nuevas autoridades que tendrán poco margen para realizar obras propias por la falta de presupuesto. En dichos escenarios, la figura del nuevo gobernador Elmer Cáceres Llica emerge como uno de los actores principales.

A nivel económico, 2018 fue un año lento para la región. Cifras recientes del Instituto Peruano de Economía (IPE) lo corroboran, pues indican un retroceso de 0.4% en el crecimiento de Arequipa. Especialistas sostienen que la realidad no será diferente el próximo año por la falta de megaproyectos.

Joaquín Alcázar, socio gerente de Aurum Consultoría y Mercado, opina que, por su volumen de población, superior al millón de personas, Arequipa requiere proyectos de gran envergadura para dinamizar su economía como la mina Tía María o la irrigación Majes Siguas II.

Según Southern, su proyecto significaría una inyección de 1400 millones de dólares. Mientras que ProInversión estima que Majes Siguas, con sus 38 500 hectáreas cultivadas, produciría 106 260 puestos de trabajo directos.

Sin embargo, ambos proyectos están trabados. Tía María no obtiene la licencia de construcción del Gobierno central por la oposición de un sector del valle de Tambo. Mientras que la construcción de Majes Siguas II está detenida desde enero de 2018. La contratista Cobra espera que el Estado otorgue 100 millones de dólares para modificar el sistema de riego, que implica utilizar tuberías en lugar de canales.

Joaquín Alcázar no cree que ambos proyectos avancen mucho el próximo año; por tanto, el crecimiento económico seguiría lento. Mientras que el decano del Colegio de Economistas, César Bravo, sostiene que el desarrollo de Tía María y Majes Siguas II dependerá de la predisposición del próximo gobernador regional, Elmer Cáceres Llica.

Vale recordar que, en campaña electoral, Cáceres Llica tuvo propuestas controversiales con ambas obras: se opuso a Tía María y dijo que cambiará el tamaño de las parcelas de Majes II, de 200 hectáreas a 5 hectáreas, para favorecer a los pequeños agricultores. Según la actual gestión regional, el cambio en la irrigación alteraría el modelo agroexportador. César Bravo espera que las palabras de la nueva autoridad solo hayan sido coyunturales.

Conflicto se reactivaría
El conflicto social por Tía María (Islay) está latente desde 2015; sin embargo, podría retomarse en 2019. El vicepresidente de la Junta de Usuarios del Valle de Tambo, Augusto Paredes, sostiene que las protestas volverán si el Gobierno central da luz verde a la inversión. La intención de Southern es obtener la licencia de construcción antes de agosto de 2019, cuando vence el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del proyecto minero.

Además, los últimos años, Southern mantiene una campaña para socializar su proyecto. Incluso, en conferencia de inicios de mes, el vicepresidente de Finanzas de la compañía, Raúl Jacob Ruisánchez, expresó que, según una encuesta, el 59% de la población de Islay apoya Tía María.

Para el dirigente Augusto Paredes, la oposición a Tía María se mantiene férrea. No olvidan que, en las protestas de 2011 y 2015, hubo siete muertos. El viernes se produjo una nueva movilización y se proyecta para este 3 de enero, aniversario de Cocachacra, realizar una marcha pacífica contra la mina.

Mientras tanto, la posición del Gobierno central es seguir conversando con la población. El presidente Martín Vizcarra señaló que primero dialogarán con el futuro gobernador regional Elmer Cáceres Llica y los alcaldes del valle de Tambo.

El sociólogo Alipio Montes indica que el gran foco de protesta social en la región sigue siendo Tía María. Sin embargo, no cree que Martín Vizcarra otorgue la licencia de construcción el 2019, porque significaría un gran costo social. Aunque su gobierno necesita de inversión, Montes señala que Vizcarra optará por otros proyectos.

Aparte de Tía María, Montes no ve otros escenarios de protesta en 2019.

Continuidad de obras
En infraestructura, durante 2019 solo se dará continuidad a las obras heredadas por las autoridades salientes. Por ejemplo, el Gobierno Regional de Arequipa dejará un presupuesto de 625 millones de soles para inversiones ya comprometidas.

La gobernadora saliente, Yamila Osorio, expresó que el monto se destinará para doce proyectos, entre ellos la continuidad de obras como el tramo II de la Variante de Uchumayo, la autopista del Cono Norte y el puente de la autopista Arequipa-La Joya. El presupuesto también debe servir para iniciar obras como el hospital Goyeneche y el equipamiento del Honorio Delgado. La gestión de Elmer Cáceres Llica solo tendrá 20 millones de soles para elaborar perfiles de nuevos proyectos.

Osorio indicó que, en el primer año de mandato, es complicado que la autoridad pueda ejecutar sus propios proyectos. Incluso sostuvo que ella recién pudo iniciar este año las obras formuladas por su gestión.

Para ver noticia original, haga clic aquí.