Financiamiento con bonos se recuperaría tras caer 34% en el 2018

El financiamiento con bonos podría recuperarse este año, sobre la base del mayor dinamismo de la inversión privada, un mayor apetito por activos de mercados emergentes, expectativas de tasas de interés más estables y una base de comparación baja.

Mercado local de deuda

En el 2018 las colocaciones de instrumentos de deuda cayeron 34%, a US$ 1,416 millones de acuerdo al registro de ofertas públicas primarias (OPP), ubicándose muy por debajo de los US$ 2,142 millones colocados durante el 2017, valorizados a tipo de cambio constante. En cuanto al número de colocaciones, en el 2018 se registraron 84 emisiones de bonos y papeles comerciales, cifra similar a la registrada en el 2017 (85).

El fortalecimiento y la volatilidad del dólar norteamericano, así como el aumento recurrente de las tasas de interés internacionales afectaron negativamente a las colocaciones de bonos en dólares, que sólo representaron el 5%; mientras que, las colocaciones en moneda nacional representaron el 95%. Esta estructura de financiamiento contrasta con lo observado en los últimos años. Por ejemplo, en el 2011 las proporciones fueron más balanceadas ya que las colocaciones en dólares representaron 38% mientras que las colocaciones en soles fueron el 62% del total.

En lo que respecta a los tipos de instrumentos colocados, los bonos corporativos representaron el 64% del total emitido durante el 2018, reflejando el mayor dinamismo de la inversión privada que se viene registrando desde la segunda mitad de los bonos titulizados y los bonos subordinados representaron en conjunto el 7% del total; mientras que los instrumentos de corto plazo representaron el 9%. Por otro lado, los Certificados de Depósito Negociables (CDN) participaron con el 15% del total. Finalmente, los bonos de arrendamiento financiero (BAF) representaron el 3% restante.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Los principales demandantes de bonos fueron las aseguradoras que concentraron 34% del total (caracterizadas por su perfil de inversión de largo plazo), seguidos de los fondos de pensiones que concentraron el 25% del total y los fondos mutuos representaron el 13%, según información de la SMV.

Por subsectores, predominaron las emisiones de las entidades bancarias (que emiten bonos para complementar la obtención de fondos vía depósitos), que concentraron el 40% del total, seguido de empresas de servicios públicos (20%), entidades industriales (16%), empresas diversas (14%), titulizadoras (9%) y empresas agrarias (1%).

La menor actividad en la colocación de bonos privados fue de la mano con un entorno internacional volátil, en particular para los mercados emergentes debido a las tensiones comerciales entre EE.UU. y China, a lo que se sumó un mayor ruido político local, lo que habría desincentivado a los potenciales emisores, optando alternativamente por un mayor financiamiento bancario en algunos casos. Ello explicó en parte la expansión de 8.8% del crédito bancario.

Síganos en Facebook

Mercado de emisión de bonos corporativos

En el 2018, las emisiones de bonos corporativos en el mercado local fueron US$ 912 millones, menores en 44% a las colocaciones del 2017. A pesar de ello, se mantuvieron las preferencias por emitir bonos corporativos en moneda local (S/ 3,046 millones) respecto de moneda extranjera (US$ 8.8 millones). En cuanto al número de colocaciones, se registraron 30 emisiones de bonos corporativos -por debajo de las 33 del 2017- siendo 26 en moneda local y 4 en moneda extranjera.

Durante el 1T18 hubo poco dinamismo en el mercado de emisiones, promediando US$ 30 millones al mes. No obstante, en el 2T18 el volumen se elevó a US$ 32 millones en abril, US$ 57 millones en mayo y US$ 154 millones en junio. En julio se emitieron bonos corporativos por US$ 245 millones, la mayor cifra del año. En enero y diciembre no hubo colocaciones primarias.

Para el 2019 los emisores mantendrían la preferencia por financiarse en soles. Esperamos que la inversión privada se expanda de 4.7% en el 2018 a 6.5% en el 2019, ante la importante cartera de proyectos por ejecutar, principalmente a plazos largos como los relacionados a infraestructura. El crecimiento económico de 4% activaría también financiamiento a plazos cortos para capital del trabajo.