Regiones del norte: Chinecas, el proyecto que aún es el sueño de Áncash

Correo.- En la zona norte existe una lista de proyectos de inversión emblemáticos, los cuales, pese a su relevancia para la vida económica de estas regiones. aún mantienen una deuda pendiente en las comunidades donde se asientan.

ÁNCASH

En el caso del Proyecto Especial Chinecas de Áncash, desde que fue transferido al Gobierno Regional de Áncash, en 2013, en la gestión del exgobernador César Álvarez, hasta el momento no se ha avanzado ni siquiera la primera etapa.

Ninguno de los gobernantes ha encontrado la fórmula para inyectar presupuesto al proyecto, ya sea de parte de la empresa privada o del mismo Ejecutivo. Es más, hasta el momento no hay claridad de qué perfil y expediente se seguirá para la ejecución de Chinecas, ya que el que fue elaborado está cuestionado y ha sido calificado como “inviable”, pese a los más de 23 millones de soles que se pagaron por estos estudios.

Ahora bien, en cuanto al aprovechamiento del recurso hídrico, sin duda son los agricultores de la provincia las zonas rurales de Chimbote, Santa, Nuevo Chimbote, los que más han podido disfrutar de los canales y distribución del agua.

Si hablamos de poblaciones en donde hasta el momento no llega el proyecto, tenemos al distrito de Nepeña y la provincia de Casma, gran exportador de mangos y cuya población subsiste básicamente de la agricultura.

El gerente general de Chinecas, Edilberto Ñique Alarcón, reconoce esta situación, sin embargo, afirma que están trabajando en proyectos que permitan que las poblaciones de estas jurisdicciones también lleguen a sacar provecho de lo poco que hasta el momento ha generado Chinecas.

“Hemos trabajado una propuesta de obras prioritarias, como el mejoramiento del canal principal. Después de 20 años se va a hacer mantenimiento y también la ampliación de tres túneles para mejorar la conducción y satisfacer las exigencias de los agricultores”, dijo.

LA LIBERTAD

El Proyecto Especial Chavimochic (Pech) es uno de los proyectos de inversión más emblemáticos de la región, el cual genera ganancias por más de mil millones de dólares al año.

Sin embargo, para la consejera regional por Virú, Mirtha Higa, las empresas agroindustriales tienen una deuda pendiente con la población de su provincia, pues considera que las millonarias inversiones y ganancias no se ven reflejadas en obras que favorezcan a la comunidad.

“No es posible que en una provincia que alimenta al mundo sea una provincia de desigualdad, que nosotros tengamos un alto índice de anemia, que no tengamos un buen hospital (…) No nos olvidemos que cuando juramentó nuestro gobernador dijo que iba a crear el canon agrario y que sea revertido en favor de la población de Virú. Espero que cumpla su palabra”, expresó.

En tanto, Alfonso Medrano, representante de la Cámara de Comercio y Producción de La Libertad en el Consejo Consultivo de Desarrollo del Pech, explicó que este proyecto no solo favorece a las tierras de Chavimochic, sino que los agricultores de los valles viejos se ven beneficiados con el recurso hídrico.

Sumado a ello, consideró que una de las tareas pendientes de las autoridades es la construcción de ciudades satélite para acoger a la masa obrera, pues una vez que se termine la presa de Palo Redondo, la mano de obra, sobretodo femenino, se incrementará considerablmente.

TUMBES

Por 48 años los agricultores de Tumbes han visto postergado el anhelado sueño de verse beneficiados con proyectos de irrigación, y es que desde 1971 se firmó un convenio con Ecuador para que ambas naciones utilicen el agua de la cuenca transfronteriza Puyango -Tumbes.

El actual director ejecutivo del Proyecto Especial Binacional Puyango Tumbes, Manuel Leiva Castillo, manifestó que lamentablemente la condición transfronteriza y los conflictos suscitados históricamente con el vecino país no han permitido que se avance de manera concreta.

Leiva dijo que está trabajando para que se planifique el esquema hidráulico de las irrigaciones en Tumbes, la cual tiene como base a la represa Cazaderos y su articulación con el recordado proyecto de Irrigación de Margen Derecha del Río Tumbes, así como su conexión con las cuencas vecinas y pequeñas irrigaciones de la región.

“En general, estos proyectos de irrigación beneficiarían a más de diez mil agricultores hoy, pero la proyección hacia la ampliación de la frontera agrícola para veinte mil, al concretarse este proyecto, no solo se beneficiaría el sector agrario, sino también sería para el aprovechamiento humano, la industria, turismo y para el control de inundaciones”, refirió.

En la provincia de Zarumilla también hay una promesa pendiente, y es que el PEBPT debió concretar una importante obra hidráulica en la bocatoma La Palma, pero está en litigio hace ya varios años.

Es necesario resaltar que en el último gabinete Binacional ambos gobiernos manifestaron su interés en trabajar por la descontaminación del río Puyango Tumbes; a la vez, el Estado Peruano se ha comprometido a impulsar la represa Cazaderos margen derecha.

PIURA

Un total de 65,000 hectáreas de cultivos del Valle Nuevo, de propiedad del Gobierno, serían entregadas a empresarios privados para obtener la inversión que permita la ejecución del tercer componente del Proyecto Especial de Irrigación e Hidroenérgetico del Alto Piura (Peihap).

Mientras que los agricultores del Alto Piura exigen se inicie la construcción del cuarto componente en paralelo con la edificación del túnel y la presa tronera del sur que se está construyendo.

El expresidente del directorio del Peihap, Teddy Ubillús Olemar, informó que son 144,000 las hectáreas del gobierno regional que conforman el tercer componente del Alto Piura referido a la creación del sistema de riego del Valle Nuevo, y que serían entregadas a empresarios privados para obtener los 100 millones de dólares que se necesitan para su ejecución.

El tercer componente consiste en la construcción de la presa derivadora Mamayaco y túnel de trasvase, Embalse río Seco y distribución (túnel y canales de distribución); asimismo, se tiene obras de afianzamiento (trasvase de los ríos Samaniego y Blanco).

El Valle Nuevo esta concebido para ser eminentemente privado, con el fin de dinamizar la economía.

El presidente de la Junta de Usuarios del Alto Piura, Manuel Núñez, le exige al gobierno regional que empiece con la elaboración del perfil de estudio del cuarto componente, que consiste en la construcción de reservorio, la habilitación de pozos para irrigar 31,000 hectáreas del valle del Alto Piura o Valle Viejo.

Señaló que los agricultores, año a año, son afectados por la falta de reservorios para almacenar el agua que se pierde en las quebradas o en los ríos.

LAMBAYEQUE

Desde noviembre de 2018, la empresa Construcción y Administración S.A. (CASA) inició la rehabilitación de 86.5 kilómetros de la vía Olmos-Lambayeque, con un presupuesto de 95’300,000 soles.

La Autoridad de la Reconstrucción con Cambios estimó que la obra finalizará en agosto; pero los primeros retrasos ya han sido advertidos por las autoridades de la Mancomunidad Municipal del Valle La Leche.

Los alcaldes de los seis municipios que pertenecen a este grupo sostienen que la obra no registra los avances esperados, pues aún no se ejecuta trabajos en otros tramos de la vía.

Para evitar que los vehículos de carga pesada y unidades menores sigan dañando la vía, los alcaldes proponen la habilitación de una vía de evitamiento.

El burgomaestre de Jayanca, Julio Mundaca, asegura que el gran flujo de unidades termina dañando el sistema de saneamiento y el asfalto en las zonas urbanizadas de ambos extremos de la carretera.

“Los daños se han notado en los distritos de Jayanca, Mochumí y Túcume. Hasta Motupe y Olmos se ha terminado, pero faltan los demás distritos. El retraso genera malestar. Se averían las unidades, los carros pesados están dentro de la zona urbana, ocasionando caos y peligro de accidentes”, expresó.

Por su parte, el alcalde de Túcume, Otto Santamaría, señala que el proceso de reconstrucción continúa excluyendo al centro de salud y el cementerio de este distrito.

Mientras el primero ha sido trasladado a un local donado por una hermandad religiosa y el camposanto de Túcume sigue en ruinas desde 2017.

La municipalidad distrital ha estimado una inversión de 30 millones y 8 millones de soles, para reconstruir el centro de salud y el cementerio, respectivamente.

Para ver noticia original, haga clic aquí.

Be the first to comment on "Regiones del norte: Chinecas, el proyecto que aún es el sueño de Áncash"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*