Cusco: una ruta para la sostenibilidad de Machu Picchu

El Comercio.- Considerada como una de las nuevas maravillas del mundo, la ciudadela inca de Machu Picchu, situada en la región surandina del Cusco, es actualmente el principal destino turístico del país. Su relevancia en el panorama ha impactado positivamente en la economía de las comunidades que la rodean, contribuyendo a que sus poblaciones mejoren su calidad de vida y por ende su arraigo en el lugar.

Que las comunidades encuentren en sus lugares de origen una calidad de vida adecuada que las animen a permanecer en ellas es positivo para la preservación de las tradiciones propias de la zona. No obstante, requiere también de mayores esfuerzos para un correcto cuidado medioambiental. Así lo reconoce PeruRail, la empresa ferroviaria que conecta el Santuario con la ciudad del Cusco y que, desde el inicio de sus operaciones en 1999, se puso al hombro la tarea de transportar los residuos sólidos del distrito de manera gratuita, y así contribuir al cuidado medioambiental de la zona.

“Existe una relación directa entre el aumento demográfico en el distrito de Machu Picchu y el impacto en la generación de residuos”, explica Carla Reyes, gerente de Comunicación y Asuntos Externos de PeruRail. Por ello, señala que “desde el año 2016, PeruRail duplicó la capacidad de transporte de los residuos sólidos, incrementando a la operación de este servicio dos plataformas ferroviarias”.

Trabajo conjunto por la sostenibilidad

El distrito de Machu Picchu pueblo está ubicado dentro del área natural protegida del Santuario, razón por la cual no puede construirse un relleno sanitario en la zona. Es por eso, que la Municipalidad de Machu Picchu, encargada de la gestión integral de los residuos en el distrito identificó primero, los puntos de acopio y transferencia en Machu Picchu y la comunidad de Pachar, y posteriormente, con apoyo de PeruRail realizar el transporte de los residuos sólidos. Servicio de transporte que la empresa ferroviaria lleva a cabo cuatro veces por semana como colaboración de PeruRail a la población del distrito de Machu Picchu pueblo.

La ruta comprende unos 53 kilómetros de recorrido y abarca desde Puente Ruinas, punto de acopio ubicado en el distrito de Machu Picchu, hasta la comunidad de Pachar, punto de transferencia en la provincia de Urubamba.

Este proceso requiere de personal y maquinaria, que es proporcionado por PeruRail. “Nuestro objetivo es que haya un flujo constante en el transporte de residuos para que, de esta forma, estos no se acumulen en el punto de acopio. La prioridad es reducir el impacto ambiental que los residuos sólidos generan en la comunidad”, explica Reyes, quien agrega que en los últimos cuatro años han transportado más de 15.000 toneladas de este tipo de residuos.

Para hacer sostenible el cuidado del santuario, PeruRail promueve campañas de sensibilización en las comunidades de Machu Picchu y en Cusco. “Para nosotros, involucrar a la población en el desarrollo de estas actividades es crucial, pues ellos constituyen los principales agentes de cambio”, apunta Carla Reyes.

Entre las campañas desarrolladas por PeruRail destacan las de reforestación, de limpieza, así como actividades de concientización durante el Día Mundial del Agua, Día Internacional de la Tierra y el Día Mundial del Reciclaje.

Para ver noticia original, haga clic aquí.