BCR mantendría postura expansiva ante riesgo de guerra comercial

Artículo de Mario Guerrero y Wendy Villar, publicado en el Reporte Semanal (del 17 al 21 de junio del 2019) del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank.

El BCR mantendría sin cambios su tasa de interés de referencia en 2.75% todo el año, incluso por buena parte del 2020. Sin embargo, nuestro análisis considera un sesgo a la baja, es decir, si hubiera algún movimiento es más probable que la reduzca.

La tasa de interés de referencia se ha mantenido en 2.75% por 15 meses consecutivos, sobre la base de una trayectoria de inflación y de sus expectativas dentro del rango meta (entre 1% y 3%), una economía con signos de debilidad en los primeros meses del año, un tipo de cambio algo más volátil desde que escaló la guerra comercial, precios de metales por debajo de los inicialmente esperados (con excepción del oro) y mayor volatilidad en mercados internacionales.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Sin embargo, hay ahora una combinación potente de factores que sugieren que el BCR podría, más bien, bajar la tasa. Estas incluyen que la inflación está controlada, pero el PBI, y en especial la inversión privada, crecen menos de lo esperado. También toma en cuenta la caída en los precios de los metales, un comercio mundial desordenado y un entorno global que sugiere políticas monetarias más expansivas. La incertidumbre política interna tampoco ayuda.

El contexto internacional también ha cambiado. Chile rebajó de manera sorpresiva su tasa de interés de referencia en 50pbs a 2,5% debido a una lenta recuperación económica en el país y con una inflación que se mantiene por debajo de la meta. India también rebajo su tasa en 25pbs a 5,75% después de que la economía creciera a su ritmo más lento en cuatro años. En Japón los analistas prevén un mayor estímulo como próximo movimiento. La Fed enfrenta esta semana presiones para dar señales de un próximo recorte de su tasa. Las presiones provienen no sólo del presidente Trump, que ha manifestado que la Fed no lo escucha en cuanto a la política monetaria, sino del propio mercado que ya ha adelantado expectativas de hasta dos recortes de la tasa de interés de referencia para lo que resta del año. Es probable que una vez que la Fed reduzca su tasa, la presión sobre los bancos centrales aumentará para que operen en la misma dirección.

El ritmo de inflación se aceleró en mayo (a 2.7%) y se mantendría relativamente elevado en junio, principalmente debido a un efecto base, pues la inflación fue negativa en abril de 2018 y casi cero en mayo de 2018, por lo que la aceleración de la trayectoria es transitoria. La inflación debería disminuir durante el tercer trimestre, hasta el 2.4% al final del año, según nuestra proyección. La expectativa de inflación a 12 meses (2.48% en mayo) apunta también hacia esa dirección.

En su comunicado, el BCR destacó el desempeño negativo de la actividad económica del sector primario, lo que ha mantenido a la economía en su conjunto en un ritmo de crecimiento por debajo del potencial.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Asimismo, el comunicado llama la atención sobre la mayor volatilidad de los mercados financieros tras la escalada de la guerra comercial entre EE.UU. y China con una nueva ronda de aranceles recíprocos que pone fin al periodo de tregua Dic.18-Abr.19. Con ello aumenta el riesgo de desaceleración económica global y su impacto en el Perú, a través de precios de metales más bajos. El precio del cobre en particular, con un alto impacto en la balanza comercial, recaudación tributaria y canon minero, ha descendido 12% durante los últimos dos meses.

En este contexto consideramos que el BCR mantendría la orientación expansiva de su política monetaria y de realizarse algún ajuste seria hacia la baja y marginal, pues la tasa de interés real (0.28%) ya se encuentra en una posición claramente expansiva dado un nivel neutral cercano a 1.75% (ver gráfico).

Los vientos externos han cambiado y panorama se tornará más retador si el conflicto comercial entre EE.UU. y China continúa escalando. Ya los analistas vienen revisando hacia la baja sus proyecciones económicas en base a este nuevo entorno, tal como lo hicimos nosotros recientemente.