Tendencias globales de consumo

Por: Joaquín Alcazar.

No cabe duda que los patrones y hábitos de consumo de las personas han cambiado drásticamente en las últimas décadas, y lo seguirán haciendo en los próximos años.

No obstante, son tantas y tan diversas las nuevas tecnologías, la competencia, la información y las formas de pensar de antiguas y nuevas generaciones, sumados a políticas macroeconómicas sin precedentes impulsadas por la mayoría de países desarrollados, que entender las tendencias globales de consumo no es una tarea fácil. Algunos reportes, artículos y publicaciones especializadas identifican las siguientes tendencias globales actuales y futuras: 

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

  • La disponibilidad de información, y la forma cómo se comparte entre los consumidores, les da a estos un conocimiento sin precedentes sobre los productos y servicios que demandan, y la confianza ya no es hacia las marcas, sino hacia fuentes de información que comparten los “pros” y “cons” de los productos y servicios.
  • Existe una tendencia entre los consumidores por diferenciarse del resto y por buscar marcas, productos y servicios con características únicas, que brinden independencia y autenticidad.
  • No obstante los dos puntos anteriores, las empresas y los canales de venta recurren a herramientas de marketing cada vez más complejas y eficaces, que permiten venderle cada vez más productos y servicios, muchas veces innecesarios, a los consumidores, así como cobrar precios más altos, reduciendo el excedente del consumidor.
  • Las políticas monetarias expansivas de muchos países durante la última década, han puesto mucha riqueza y liquidez en las manos de un segmento de consumidores, lo cual ha impulsado los distintos mercados de lujo, observándose una cada vez mayor brecha entre la utilidad y el precio de algunos productos y servicios.

Los nuevos canales de venta, así como la idiosincrasia de las nuevas generaciones, derivan en una necesidad de inmediatez al momento de realizar compras, teniendo una ventaja aquellas empresas y marcas que atienden de manera más rápida las necesidades de los consumidores. Esto genera niveles de estrés y ansiedad bastante altos, lo cual a su vez genera en un grupo de consumidores el deseo de manejar mejor sus tiempos y de “desconectarse” del sistema (internet) cada cierto tiempo.

Síganos en Facebook

  • Un grupo importante de los adultos y adultos mayores se “rehúsan” a envejecer, adoptando estilos de vida y patrones de consumo de generaciones más jóvenes, cuidando mucho su salud mental, espiritual y física.
  • La sostenibilidad y cuidado de los animales y el medio ambiente es una tendencia que ha llegado para quedarse, al punto que las empresas y marcas que no encuentren la forma de reducir su impacto medio ambiental o de contribuir de alguna manera al cuidado del planeta serán duramente castigados por los consumidores.
  • Dentro del share of wallet de los consumidores, las experiencias están ganando territorio a costa de los productos, sobre todo cuando se realizan viajes o se toman vacaciones. Mientras más auténticas y diferentes a lo cotidiano sean estas experiencias, recibirán una mayor valoración por parte del consumidor.
  • A medida que las comunidades virtuales (redes sociales, video juegos, etc.) crecen y se vuelven más complejas y parecidas a la vida real (de alguna manera), los consumidores están más dispuestos a gastar e invertir en esta vida digital. Esta tendencia es, sin embargo, parcialmente culpable de la cada vez mayor soledad del ser humano, observándose un crecimiento mayor en los hogares unipersonales que en cualquier otra configuración de hogares. Al respecto, el Pew Research Center, un think tank estadounidense, estima que para el momento en que los actuales jóvenes en los Estados Unidos cumplan 50, el 25% de ellos habrá estado soltero toda su vida.