Arequipa es la segunda región más competitiva del Perú

Por: Karoline Montoya.

En el informe del Índice de Competitividad Regional (INCORE), elaborado por el Instituto Peruano de Economía (IPE), para el año 2019, Lima (Lima Metropolitana y Callao) es la región más competitiva del país, seguida por Arequipa, Tacna, Moquegua e Ica, en ese orden. El Índice considera 25 regiones, diferenciando Lima (que incluye Lima Metropolitana y la Provincia Constitucional del Callao) y Lima Provincias.

El INCORE evalúa la competitividad regional a partir de 40 indicadores agrupados en seis pilares: Entorno Económico, Infraestructura, Salud, Educación, Laboral e Instituciones, según se recoge en la tabla.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

En el informe de 2019, Lima (Lima Metropolitana y la Provincia Constitucional del Callao) se mantiene como la región más competitiva del país. Esta región ocupa el primer puesto en los pilares entorno económico, infraestructura y laboral; y el segundo puesto en salud y educación.

Arequipa es la segunda región más competitiva en el país por segundo año consecutivo. Además, la región ocupa las tres primeras posiciones en cuatro de los seis pilares y cuenta con puntajes en 30 de los 40 indicadores en el tercio superior. Así, destaca como la región más competitiva en el pilar salud, debido a que posee la cobertura más alta de personal médico.

Por su parte, Ucayali registró el avance más importante, al avanzar tres posiciones en el índice y ubicarse en el puesto 17. La región mostró mejoras en tres de los seis pilares. Entre los pilares, destacan el avance del pilar Salud en cuatro posiciones y laboral en tres posiciones. En el primer caso, la región mejoró en el porcentaje de partos institucionales y la vacunación. Mientras que, en el pilar laboral, resulta notable el avance en la creación de empleo formal.

Síganos en Facebook

El INCORE constituye una fuente de información que permite analizar las condiciones económicas y sociales de cada región e identificar sus principales fortalezas y debilidades. Con ello se pueden implementar políticas públicas adecuadas que generen un mayor impacto sobre su desarrollo.