Caso McDonald’s en Perú: detectan 6 infracciones “graves” de la empresa y la multan con US$250.000

América Economía.- La Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) de Perú presentó este jueves las conclusiones de la investigación por la muerte de dos trabajadores de McDonald’s, determinando al menos seis infracciones”muy graves” en materia de seguridad y salud laboral.

Los jóvenes Carlos Campos y Alexandra Porras murieron tras recibir descargas eléctricas mientras limpiaban una cocina de un restaurante de McDonald’s en el distrito Pueblo Libre de Lima.

Tras diez días de investigación, la Sunafil determinó un total de seis infracciones, por lo que multó con S/845.670 (unos US$254.000) a la empresa Operaciones Arcos Dorados de Perú S.A., que opera la franquicia de McDdonald’s en el país.

El informe señala que la empresa “no realizó evaluaciones de riesgo y controles periódicos de las condiciones de trabajo del personal a su cargo”, ni brindó brindar información y capacitación a sus trabajadores en materia de seguridad y salud en el trabajo. “Tampoco les advirtió los riesgos que implicaban sus puestos de trabajo”, reza el documento.

La evaluación arrojó además que el reglamento interno de seguridad, no contenía los estándares para la limpieza de las áreas; tareas que estaban cumpliendo los dos jóvenes cuando recibieron la descarga eléctrica.

Como cuarta infracción, el informe señala que la empresa no acreditó la entrega ni supervisó el uso de los Equipos de Protección Personal; tampoco brindó las condiciones de seguridad en el lugar de trabajo, ni en las instalaciones, ni en la maquinaria y equipos que empleaban las víctimas.

Por último, agrega que no se realizó la supervisión efectiva de las condiciones de seguridad y salud en el trabajo. “La empresa ya conocía de los desperfectos en la máquina dispensadora de bebidas gaseosas, sin embargo, no tomó acción al respecto”, destaca.

A estos puntos se suma que la empresa Arcos Dorados no cumplió con comunicar, dentro del plazo legal, el deceso de Carlos Gabriel y Alexandra Antonella al Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, lo cual “constituye infracción grave”.

La oficina local de Arcos Dorados no respondió de inmediato a las consultas sobre la situación.

La semana pasada el gerente general de Arcos Dorados Perú, José Andrade, dijo que la máquina expendedora tenía una fuga de energía eléctrica, información que no fue comunicada al área de mantenimiento.

La fiscalía peruana investiga la muerte de los empleados, que de acuerdo a las autoridades podría derivar en una denuncia penal.

Para ver noticia original, haga clic aquí.