Cusco: hubo menos turismo por crisis políticas en los países vecinos

La República.- El turismo es uno de los principales soportes de la economía en la región Cusco. Sin embargo, en 2019 no le fue bien. La llegada de extranjeros sufrió un frenazo a causa de la crisis política y social que afectó a Chile, Bolivia, Colombia e inclusive Argentina por sus elecciones polarizadas.

No pasaba algo así hace una década. Solo en 2010 -cuando se cerró el acceso a Machupicchu por la destrucción del sistema ferroviario- hubo un fuerte bajón. Aquel año el número de visitas no llegó a 800 mil, mientras que este año la cifra, aunque supera 1 millón 350 mil visitas, está lejos de alcanzar el millón 500 mil registrado en 2018.

Cada año el flujo de visitantes a la región imperial crecía en promedio 7%. En 2019, según las cifras de la Dirección Regional de Comercio Exterior (Dircetur) a noviembre pasado, es posible que solo crezca en 1%. El titular de Dircetur, Guido Quiñones, explicó que la crisis “influyó en la baja en el último trimestre del año”. “A inicios de año sabremos si hemos crecido o no”, precisó.

Hubo entonces desaceleración del número de visitas a Cusco. Y a nivel nacional hubo una disminución del flujo. “Hubo una baja sustancial de arribos en el turismo receptivo. Una caída entre 3 y 4% que fue motivada posiblemente por los problemas geopolíticos que hemos tenido en Chile, Bolivia, Colombia y Argentina”.

Quiñones destacó que la marca Cusco pudo soportar el bajón. “No se notó mucho. No obstante, el crecimiento de 7 u 8% que estaba previsto se convirtió en un aumento de solo 1%. Una cifra inesperada”.

A noviembre pasado solo habían llegado, por ejemplo, al santuario histórico de Machupicchu 10 mil turistas más que en 2018. “No es lo que esperábamos. Llegar al millón 500 mil a Machupicchu, que era nuestra meta, esperemos que podamos lograrlo con las llegadas de noviembre y diciembre”.

Por ahora es difícil saber si la disminución de visitas corresponde a turistas europeos y norteamericanos o solo a ciudadanos sudamericanos. Lo que Quiñones teme es que “los conflictos en Sudamérica hayan provocado algunas cancelaciones de paquetes de turistas europeos o norteamericanos para 2020… Esperemos que en 2020 recuperemos el promedio de crecimiento de los últimos años”. Según Dircetur, el perfil del turista extranjero no varió. Cada año visitan Perú alrededor de 1.7 millones de extranjeros, que representa el 39,5% del total de visitas al país. La mayoría de visitantes provienen de Estados Unidos (29.5%), Europa (30,4%) y Sudamérica (27,9%). Estos llegan a conocer principalmente Machupicchu, la Ciudad Imperial, Aguas Calientes y Ollantaytambo.

Visitas nacionales en Cusco

El turista nacional prefiere conocer Cusco, Urubamba y La Convención. Su motivo principal de visita es por vacaciones o recreación, seguido de visita a familiares y negocios.

La permanencia promedio de un visitante es 6 noches. Cabe señalar que existe un 33% que tienen una permanencia corta (de 1 a 3 noches), y un 41.9% de 4 a 7 noches.

Tacna y Arequipa también de capa caída

En Tacna y Arequipa, el balance sobre el turismo también es negativo. El director regional de Turismo y Comercio Exterior de Tacna, David Rendón, informó que dicha actividad en la región fronteriza tiene un ritmo de crecimiento anual de 12% y su principal público es el turista chileno. El 2019 la crisis política en el país vecino afectó el aumento de visitantes mapochos. A eso se suma la devaluación del peso chileno, que reducía el poder adquisitivo de los turistas en Tacna.

“Fue un golpe duro (en noviembre) el toque de queda en Chile y todo lo que ocurrió. Aun así, las cifras han sido positivas y hemos crecido, no tanto como hubiéramos querido, hemos podido crecer más”, dijo Rendón.

Anunció que este año se concretará un inversión de alrededor de 15 millones de soles para su sector, nueve millones para la puesta en valor de la ruta dl Valle Viejo de Tacna y cinco millones para la provincia de Tarata. En el valle viejo, se mejorarán todos los puntos turísticos que pasan por los distritos de Pachía, Calana, Pocollay y el complejo arqueológico de Miculla. En este último se construirá un centro de interpretación y museo. En Tarata se rescatará el Camino Inca y sus baños termales.

Mientras tanto, en Arequipa, el presidente de la Asociación de Agencias de Viajes y Turismo (AVIT), Jorge Valderrama Salinas, indicó que el turismo no creció. En el 2019, solo se recibieron a cerca de 600 mil visitantes, entre nacionales y extranjeros. En el 2018, la cifra fue similar.

Para ver noticia original, haga clic aquí.