Entrevista a candidato al Congreso: José Antonio Núñez Salas

Entrevista a José Antonio Núñez Salas, candidato al Congreso de la República por el Partido Morado, con el número 1, en Arequipa

Cuéntenos sobre su experiencia laboral

Tengo cincuenta años; soy economista de profesión. Soy arequipeño. Estudié en colegio San José, ex alumno jesuita. Bueno, en la época que yo terminé el colegio, la situación del país era bastante critica o quebrado. La universidad la termino en el año noventa y es en el año noventa donde la crisis económica en el Perú fue muy grande. Una recesión enorme que duró aproximadamente 12 años y las oportunidades uno se las tenía que crear, entonces incursioné en diferentes negocios. Gracias a Dios nunca me fue mal.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

El Perú es un país donde se pueden desarrollar muchísimas oportunidades, no gracias al Estado sino a pesar del Estado. Tuve unos negocios propios y en el año 2000, me fui a hacer una maestría a Barcelona. Fui a la Universidad Politécnica de Cataluña y regresé con la ilusión de trabajar en una empresa que estuviera quebrada, porque yo sentía que tenía mucho conocimiento que dar. De esta manera, pues, empecé a buscar trabajo y no lo encontraba, porque seguía la crisis y seguía la recesión. Aparece una empresa que estaba en una situación financiera muy mala y decidí apostar por ese proyecto, con el apoyo de mi familia. Nos convertimos en los propietarios de la empresa y, a raíz de eso, empezó una aventura y tuvimos que en ese momento que adecuarnos a las situaciones de mercado, no ofrecer un producto estándar como se suele ofrecer, porque las empresas están en una situación bastante crítica y teníamos que acomodarnos a sus presupuestos, y lo hicimos. Funcionó y empezamos nuevamente a alcanzar el punto de equilibrio, en unos 7 a 9 meses y, al cabo de 18 meses, ya teníamos ganancias. Parte del éxito empresarial es innovar, mejorar y crear cambios. Y bueno, eso hice, me fue bien y seguí creciendo. La economía en el Perú empezó a cambiar.

En ese lapso, me fui a Canadá. Estaba en el banco CIBC; es uno de los cinco bancos más grandes del país. Fui planificador financiero. Cuando recién llegué a Canadá, me fue un poco difícil encontrar trabajo en mi campo, así que trabajé en muchas cosas inicialmente. Hice un diplomado en la Universidad de Montreal; esto me ayudó a conseguir el trabajo en el banco y trabajé allá. Cuando vi que la economía en el Perú empezaba a crecer más, pensé “es el momento de volver” y volví. Ahora la economía ha disminuido su crecimiento, pero creemos que las cosas pueden cambiar. El factor político no ha contribuido a que la economía se fortalezca.

¿Cuál es tu opinión sobre la actual estructura de impuestos en el Perú?

Lo que sucede es que en el Perú tenemos un Estado que cree que las personas estamos al servicio del Estado y no al revés: el Estado debería estar al servicio de las personas. Se ha dado una ley para fortalecer a la pequeña y mediana empresa: ley a través de la cual se quitan beneficios laborales de los trabajadores. Yo no creo que es lo correcto. En una economía más justa, todos deberían tener los mismos beneficios. Se debería fomentar el fortalecimiento de la pequeña y mediana empresa a través de incentivos tributarios. Es decir, si una empresa al año me genera dos puestos de trabajo, tal vez en lugar de pagarme 30%, me podría pagar 20%. Esto haría que el Estado de alguna manera subvencione las remuneraciones de los nuevos trabajadores. Mientras más gente esté en el circuito de consumo, se dinamizaría la economía interna. En  el Perú existen aproximadamente unas treinta mil pequeñas y medianas empresas. Si cada una al año me genera dos puestos de trabajo, estaríamos hablando de que se generarían 60 mil puestos de trabajo. Es mucho más beneficio que pensar solamente en la gran inversión. En una economía es importante el sector agrícola, industrial, minero. Es algo que el Estado no  se ha preocupado en ver.

Síganos en Facebook

¿Qué propondrías en una eventual gestión?

Nosotros, como bancada morada parlamentaria, tenemos cuarenta y cuatro propuestas.  Varias se van a quedar en proyectos para el siguiente Gobierno. Esperamos en el 2021 que Julio sea presidente y tener una mayoría congresal. Muchas van en la reforma del  Congreso, reforma del  Sistema Judicial, controlar un poco más el tema de la  inmunidad parlamentaria. Hoy en día consideramos que el congresista no puede ser juez  y parte, tiene que haber un tercero que administre el levantamiento de la inmunidad. Considero también que la Comisión de Ética no debería estar a cargo del Congreso.

¿Te refieres a un tercer órgano que regule el Congreso?

Podríamos considerarlo como una junta de personas notables a nivel nacional que evalúen los casos de ética, porque de esta manera evitaríamos que exista caso de blindaje e impunidad que se ha venido dando lo largo de toda la vida republicana. Nosotros como peruanos todavía no sabemos administrar muy bien nuestras libertades, entonces, es bueno que exista un control.

Pero el proyecto que yo tengo, en lo personal, creo que ayudaría a un 35% de la población. Es una reforma en el sistema privado de pensiones. Lo planteé hace unos años y muchos me dijeron que estaba loco. Pensaban que estaba proponiendo que el sistema privado quiebre y no es así, porque en Canadá funciona de una manera muy similar. Hoy en día, el sistema privado de pensiones a una persona le retiene el 13% mensual y a lo largo de estos 25 años o más nos han venido diciendo que la AFP te cobra una comisión de 1.5%. En la realidad no es así. De ese 13%, 10% va al fondo; un 1.5%, a la administración; y que te cobren un 1.5% para el seguro. En la realidad, vemos que, si una persona gana 1000 soles, te retienen 13%, que es 130 soles, 100 van al fondo y 15 es la Comisión de Administración y 15 soles es del seguro. Pero 15 soles no es el 1.5% de cien, es el 15%. Entonces, estamos hablando de que mensualmente una AFP nos cobra 15% y tenemos al final una rentabilidad negativa.

Yo considero que eso es injusto. Las AFP no deberían cobrar comisión de administración, porque el dinero tiene un costo y eso lo sabemos todos. Uno va al banco y deposita un dinero: tiene que recibir una tasa de interés. Y, al revés, si yo voy al banco y me prestó dinero, el banco me va a cobrar una tasa de interés, que es el costo del dinero.

Lo que yo propongo es la eliminación de la comisión de administración de pensiones. Esta comisión debería trasladarse al momento de la jubilación, que es en el momento en que la persona empieza a utilizar los servicios de la AFP y debería de establecerse una rentabilidad mínima para todas las AFP. Esto mejoraría la competitividad, porque le va a permitir a la persona al año siguiente moverse de una AFP sin ninguna penalidad, a la AFP que ofrezca más rentabilidad.

¿Cómo podemos garantizar una rentabilidad mínima?

Debería ser la rentabilidad del mercado. Si el mercado te ofrece una rentabilidad de 3% o de 4%, lo mínimo que deberían ofrecerte las AFP es esa rentabilidad. Hoy en día, todos los bancos tienen una AFP. ¿Quién me asegura que ellos no utilizan la AFP para financiarse a una tasa de interés mucho más baja? Entonces, en Canadá, el sistema pensionario es del Estado. Necesita haber un fondo de jubilación privada que funcione similar al de las AFP, pero quienes lo manejan son los bancos. La ventaja que puedes tener a través de este sistema pensionario que salió, que se puede acomodar acá también, es que uno, a través de sus aportes voluntarios a la AFP, puede disminuir su tasa impositiva.

Si tenemos en cuenta que la AFP simplemente no cobra una comisión, estamos hablando de una rentabilidad de 15%. Una persona que tiene 18 años, que inicia y que gana 1000 soles, y termina su vida laboral ganando los 1000 soles, vamos a suponer que va a tributar por 47 años. Esta persona va a tener un fondo de pensiones hoy en día de 220 mil soles. Bajo este sistema, simplemente elimina la comisión sin que te ofrezca porque ya la Comisión para ti se transformaría en una rentabilidad de fondos, está triplicando. Con esto, estás mejorando la  calidad de vida del jubilado del futuro. Es justo con la persona porque el dinero que tiene un costo; la AFP lo invierte en bonos de tesoro, en gran parte en títulos que no tienen mayor rentabilidad. Sería sin tener en cuenta a pagar la Comisión es del 17% aproximadamente.

¿Por qué cree que no se están ejecutando los presupuestos de las regiones o de los ministerios?

El problema del Perú, en general, es un problema de personas. En todas las entidades del sistema judicial, fiscalía del organismo de contrataciones con el Estado, Contraloría de la República… Es gente que no está capacitada para asumir el rol que debería y, lejos de dinamizar la economía, la entrampa.

Ahí viene el otro problema que encuentras en las empresas del Estado: el temor de muchas personas a ser involucradas en procesos administrativos. Entonces, prefieren no firmar nada, no aprobar nada, por falta de experiencia. Por el otro lado, en la Contraloría, hay personas con muy poco criterio. Entonces, en lo personal, creo debería de crearse una Superintendencia Nacional Anticorrupción.

Con el mismo modelo de independencia política.

Exactamente y este tendría que tener acceso tanto al sector público como al privado, porque la corrupción viene de ambos lados. Si solo nos preocupamos por cuidar al Estado, dejamos de tener en cuenta que en el privado existe mucha corrupción y que, a veces, el privado se convierte en el corruptor. Entonces, esta superintendencia debería tener un acceso completo, inclusivo a levantamiento del secreto bancario. Esto nos ayudaría a todos los peruanos, tanto a las empresas como al Estado, a manejar mejor nuestra independencia. Creo, es verdad, yo estoy convencido que un país no lo cambien las leyes y lo cambian las personas. Entonces, tenemos que empezar a apostar por una renovación política, por una renovación en el Estado, tenemos que reestructurar el Estado. Si bien en algunos casos debería tener una participación mayor para ayudar a regular.

Por ejemplo, hoy en día encuentras que, en el Perú, las tasas de interés de muchas entidades financieras son altísimas. Esto es inaceptable. Pero, por la Constitución que tenemos, no podemos regular la tasa de interés, pero yo sí creo que, a través del Banco Nación, si lo repotenciamos, y si entra a competir con la banca privada, podríamos ayudar a disminuir la tasa de interés. Es una opinión personal. En este caso, no se afectaría la libre competencia de mercado, sería un sector del Estado eficiente y se ayudaría a controlar un poco las tasas.

El banco del Estado, mientras tenga participación, va a tener participación en la SBS por ser un banco más. Debemos buscar la independencia de la SBS y del BCR, pero no solo del Estado, sino también de los organismos privados. Y hoy en día no se da.

Sea el primero en comentar sobre "Entrevista a candidato al Congreso: José Antonio Núñez Salas"

Deje un comentario