Situación Perú. Primer trimestre 2020

Puntos clave

Se allana el camino hacia una estabilización del crecimiento global como consecuencia del descenso de las tensiones comerciales entre EE.UU. y China, la menor incertidumbre sobre el brexit, y el tono expansivo de las políticas monetarias.

Localmente, los indicadores de actividad y gasto apuntan a que el PIB peruano perdió dinamismo en el cuarto trimestre de 2019. Con ello, anticipamos un crecimiento de 2,1% para ese año en su conjunto.
En nuestro escenario base proyectamos un crecimiento del PIB de 3,1% para 2020 y de 3,5% para 2021, que se apoyará en la recuperación de los sectores primarios (producción minera) y del gasto público, a los que se sumará en 2021 un mayor soporte del gasto que realiza el sector privado.
Por el lado fiscal, estimamos una trayectoria del déficit similar a la anunciada recientemente por el Gobierno, que consiste en un descenso a lo largo de los próximos años para converger a un nivel equivalente a 1% del PIB en 2024. Esta es una convergencia más laxa, pero evita un sobre ajuste fiscal, sin que con ello se afecte la sostenibilidad de la deuda pública.

Tomando en cuenta que nuestras previsiones de PIB y demanda interna son más conservadoras que las oficiales, así como la ausencia de mayores presiones sobre los precios, prevemos un recorte adicional de la tasa de política monetaria antes de que concluya el primer semestre del año, con lo que esta se ubicaría en 2,0%.