Regiones del sur: autoridades de Puno y Tacna se reunirán por proyecto Vilavilani

La República.- El miércoles 19 de febrero, las autoridades de Puno y la provincia tacneña de Tarata se reunirán en la zona de influencia del proyecto hídrico Vilavilani. Las autoridades puneñas y la Junta de la Usuarios de Tarata rechazan las obras de Vilavilani, que se ejecutarán en Tarata, en el límite con Puno.

Vilavilani, proyecto del Gobierno Regional de Tacna, consiste en el trasvase de las aguas altoandinas del río Ancoaque hacia la ciudad de Tacna con fines agrícolas y para consumo humano. Las autoridades del distrito de Mazocruz, en la provincia de El Collao (Puno), consideran que Vilavilani afectará a la cuenca del río Maure y, a largo plazo, se secarán los bodefales de la zona. Esa versión fue negada por la Región Tacna, pero los comuneros no le creen.

En el encuentro del día 19, se buscará adoptar medidas y estrategias para oponerse a la primera etapa del proyecto, que comprende la construcción del canal de conducción Vilachaullani. El acuerdo es visitar la zona de ejecución del proyecto y debatir en conjunto sobre las consecuencias de los componentes del proyecto.

“Ese día esperamos unirnos y ponernos de acuerdo para adoptar medidas y encaminar como pueblos fronterizos contra un proyecto que será lesivo ambientalmente”, aseguró Juan Monzón, asesor del Gobierno Regional de Puno.

Se tiene previsto un intercambio de visiones técnicas entre los profesionales y autoridades que asistan a la reunión.

El gerente del Proyecto Especial Tacna (PET), Richard Peñaranda Pacho, en la Oficina Desconcentrada de Control Interno, interpuso una queja contra el fiscal especializado en materia ambiental Elmer Gárnica Bustinza por haber transgredido el debido proceso.

Gárnica, en diciembre de 2019, recomendó que no se ejecute Vilavilani, hasta que se demuestre que tiene su certificado ambiental vigente. Según Peñaranda, la acción de Gárnica perjudicó a la institución.

Para ver noticia original, haga clic aquí.