La Libertad: US$ 950 millones paralizados por retrasos en Palo Redondo

Diario Correo.- La paralización de la III Etapa de Chavimochic sigue causando preocupación en los empresarios locales. La presa Palo Redondo dejó de construirse a finales del 2016 y, casi cuatro años después, el Ejecutivo ha rechazado la propuesta del gobierno regional para que Odebrecht, concesionaria del proyecto, termine de ejecutar el 30% de la obra.

CONSECUENCIAS

El secretario ejecutivo del Grupo Empresarial Pro Región La Libertad (Geproll), Winston Barber, dijo ayer a este Diario que la paralización de la obra tiene un impacto económico “grave” en la región, pues 35 mil hectáreas del proyecto, correspondientes a la I y II Etapa, no pueden ser sembradas porque su riego depende exclusivamente de la presa Palo Redondo.

Esta situación, según Barber Yrigoyen, impide que el empresariado invierta US$ 950 millones en la zona y genere 120 mil puestos de trabajo directos.

“El impacto es grave y está haciéndole daño a la economía regional y a la población en general. En este momento 35 mil hectáreas, de la primera y segunda etapa, no pueden ser sembradas porque no se les puede asegurar el agua los 12 meses del año. Esto significa US$ 950 millones de inversión privada que no se han efectuado”, afirmó el empresario.

Barber añadió que en la actualidad, Chavimochic posee 25 mil hectáreas sembradas y exporta US$ 1,300 millones anuales. “Con las 35 mil hectáreas de la primera y segunda etapa que no podemos sembrar ahora, podríamos exportar casi US$ 3 millones y duplicar los puestos de trabajo”, sostuvo.

Respecto a la decisión del Ejecutivo de rechazar la segunda adenda presentada por la Región para que Odebrecht culmine la presa Palo Redondo, el empresario opinó que “se entiende porque también hay problemas obviamente mediáticos ahí”.

Sin embargo, luego cuestionó la decisión del Ejecutivo de traspasar la obra al Ministerio de Agricultura (Minagri) para que después se firme un convenio de Gobierno a Gobierno y se pueda terminar de ejecutar la obra.

“Yo no creo que el Minagri y el señor Vizcarra puedan caducar el contrato. Meterían al Perú en un grave problema. Ningún gobierno extranjero se va a meter donde hay un lío judicial –por el arbitraje que ha iniciado Odebrecht –”, añadió.

Para Barber Yrigoyen, la obra ahora debería ser ejecutada por una empresa que le compre la concesión a Odebrecht, “siempre y cuando haya la buena voluntad del gobierno de dar esa licencia”.

POSICIÓN

José Murgia, quien en el 2013 firmó el contrato de concesión con Odebrecht como presidente regional de La Libertad, indicó mediante una nota de prensa que “es urgente” reiniciar los trabajos en el proyecto de irrigación.

“Es urgente que, deponiendo intereses particulares […], respaldemos vigilantemente al presidente regional […] en la oportunidad que se presenta de aprovechar el convenio con el Minagri y culminar la tercera etapa”,manifestó.

Para ver noticia original, haga clic aquí.