Cinco años de sostenida desdolarización del crédito.

Artículo de Mario Guerrero, publicado en el Reporte Semanal (del 10 al 14 de fenrero del 2020) del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank.

Durante el último quinquenio el Perú ha experimentado un exitoso proceso de desdolarización financiera impulsado por el diseño de políticas macro prudenciales por parte del BCR.

El nivel de dolarización de los créditos y depósitos ha descendido, contribuyendo materialmente a la reducción del riesgo cambiario en las hojas de balance de empresas y personas.

El contexto de estabilidad macroeconómica (crecimiento sostenido, inflación dentro del rango meta, brechas fiscal y externa bajo control), la expansión del sistema financiero y del mercado de capitales, y adecuados canales de comunicación, han contribuido también a que la estrategia sea efectiva.

La dolarización ha sido uno de los flagelos heredados, producidos por las recurrentes crisis económicas por las que ha atravesado el Perú, alcanzando su punto más álgido durante la década de los 80’s. La falta de confianza en la moneda local obligó a los agentes económicos (personas y
empresas) a mantener una buena parte de sus activos e incluso de su efectivo, en una moneda fuerte como el dólar.

En diciembre de 2014, el BCR estableció encajes adicionales en moneda extranjera que se activan si las entidades financieras no logran reducir el saldo del crédito en dólares. Este esquema está vigente hasta la fecha.

Como resultado de su implementación, la dolarización del crédito al sector privado -que incluye los prestamos del sistema financiero y el financiamiento vía bonos- se ha reducido de 38.0% en el 2014 a 25.8% en el 2019.

Tanto los créditos a empresas como los destinados a personas se han reducido en similar magnitud (-11.1 p.p.) durante el periodo bajo análisis, aunque en niveles diferentes.

La dolarización del crédito a empresas ha pasado de 48.2% en el 2014 a 37.0% en el 2019. A nivel de segmento, destaca la desdolarización del crédito a medianas empresas, que ha pasado de 59.3% a 38.5% durante el periodo bajo análisis. Si bien estas empresas orientan sus ventas principalmente hacia el mercado interno, su estructura de costos aún está significativamente dolarizada debido a la dependencia de insumos importados. La dolarización de los depósitos de empresas (que bordea el 40%) reflejaría una situación de necesario calce por el lado de los pasivos.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

La dolarización se ha reducido también en las pequeñas y microempresas, cuyo ratio ha pasado de 11.2% a 5.7%. Esto hace menos vulnerable a sus balances ante un evento de volatilidad cambiaria, contribuyendo a sus sostenibilidad.

La dolarización en las empresas corporativas y grandes ha pasado de 59.1% a 50.6% durante los últimos cinco años. Esta magnitud obedece a que se trata de empresas con exposición al comercio exterior y/o a transacciones internacionales. A pesar del relativamente alto nivel de dolarización, el riesgo cambiario es acotado en este segmento de crédito, dado su acceso al uso de derivados financieros, que les permiten mitigar el riesgo.

Síganos en Facebook

La dolarización del crédito a personas ha pasado de 20.0% a 8.9% durante los últimos 5 años. Este es el avance más importante que beneficia al ciudadano de a pie. Destacan la desdolarización del crédito vehicular, que ha pasado de 68.9% a 14.8% durante el periodo bajo análisis, como el crédito hipotecario, que pasó de 33.9% a 13.3%. Ambos casos caracterizados por cuotas que tienen una incidencia importante dentro del presupuesto familiar. Estos créditos fueron de especial atención dentro de la estrategia del BCR, que implementó un encaje adicional especial para reducir la dolarización de éstos.

El porcentaje de tarjetas de crédito usadas en dólares – por ejemplo, para viajes al exterior- se elevó de 6.6% a 7.1% durante el periodo bajo análisis, mientras que la dolarización de los préstamos personales cayó de 5.9% a 5.0%, siendo el segmento de crédito menos dolarizado.

No hay una meta oficial de reducción de la dolarización (hoy en 25.8% según el crédito al sector privado), pero las clasificadoras de riesgo, (que usualmente citan a este factor como una debilidad de la economía peruana) sugieren que un nivel confort podría estar próximo al 20%.