Coronavirus: las políticas que funcionan

Al momento de escribir esta nota, entre Singapur y Hong Kong había 300 casos y cero muertes. Singapur y Hong Kong, ambos países con la experiencia previa de la epidemia SARS, han controlado la situación. El resultado depende de qué es lo que hacemos.

La lección es que las acciones tempranas del gobierno, testeo masivo a la población y las medidas de distanciamiento tomadas a nivel individual son clave para ralentizar la epidemia. Es decir, se deben tomar acciones proactivas, con profundo cambio de comportamiento de la población.

El objetivo es reducir la incidencia en un tiempo dado para evitar cuellos de botellas en los centros de salud. Hay países que han controlado la enfermedad. “Achatar la curva” es como lo llaman los expertos de salud. La idea es reducir la velocidad con la que se propaga la enfermedad.

En la reciente presentación del PhD Alberto Trejos, profesor de INCAE, se simularon resultados de propagación de la epidemia, utilizando un modelo matemático en el que se comparaban diversos escenarios:

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

· Una sociedad pasiva, que no toma ninguna medida: la epidemia es grave.

· Una sociedad cerrada, que se aísla de otros país, reduciendo la frecuencia de contagio de un externo, pero no cambia su comportamiento interno. El resultado es que retrasa la propagación un mes y medio, pero la epidemia es igual de grave.

·Una sociedad prevenida, que cambia solo algunos de sus comportamiento, pero que sí permite que comunique sus enfermos graves.

· Una sociedad proactiva, que toma las medidas a tiempo, con cambios de comportamiento en la población (reducir interacciones sociales, mayor limpieza e higiene personal) y con envío de kits de detección a los hogares. El resultado es que la frecuencia de contagios es mucho menor.

La conclusión es que el cambio tiene que venir de adentro para afuera. Se trata de lograr un cambio en el comportamiento de la gente, (distanciamiento social e higiene ) y conocer quiénes están infectados. Esto significa contar con información, para ello hay que elevar las pruebas de diagnóstico. Así es como ha funcionado en los países que han logrado controlar la epidemia.

Las políticas de cierre de frontera, de manera típicamente acompañada de un discurso  xenófono (diciendo que es una enfermedad de afuera y no de adentro), no han sido efectivas cuando no han sido acompañadas por cambios de comportamiento internos, al igual que las cuarentenas.

Síganos en Facebook

Italia y Estados Unidos han tomado las medidas muy tarde. China tomó medidas drásticas cuando tenía la mitad de casos que cuando Italia decidió dictar medidas.

Esta es una enfermedad global, de contagio global. Tenemos que tomar decisiones globales. Hay que ser transparentes en la información  y vivir en una actitud de colaboración global.

Alemania, Suecia, Noruega, Finlandia, Canadá, Austria y Dinamarca llevan 5300 casos y 14 muertes. Son países con buen manejo de epidemias: tomaron una actitud proactiva.

¿Qué ha funcionado en Singapur? Tiene un sistema de prevención de epidemias desde hace años, bien planificado. Supieron identificar y  tener información clara de quiénes están enfermos, quienes podrían estar enfermos y quiénes no. Apoyándose en modelos matemáticos, alimentados por las pruebas de diagnostico a la población, ellos adoptaron medidas de aislamiento selectivas.

Lo que funciona finalmente es un cambio profundo en comportamiento de la personas, además es tener información, para ello es clave poder suministrar la mayor cantidad de pruebas de diagnóstico. Esto nos llevará saber que políticas podemos tomar, por ejemplo sobre que lugares podemos aislarlos, regularlos, o permitir el libre tránsito.

EL coronavirus es un epidemia que amenaza las estructuras de nuestras soiedades, y sin el apoyo de cada miembro de la sociedad, no se podrá dar por superada esta crisis.

Sea el primero en comentar sobre "Coronavirus: las políticas que funcionan"

Deje un comentario