Mercados caen y no reaccionan aún a estímulos globales

Artículo de Mario Guerrero, publicado en el Reporte Semanal (del 16 al 20 de marzo del 2020) del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank.

Los mercados financieros continúan en caída libre, reaccionando al deterioro de indicadores de la economía china y por el impacto de las medidas de aislamiento social impuestas por los países contagiados sobre la economía mundial. Los mercados se muestran escépticos a la efectividad de los estímulos monetarios y fiscales. Calibran una incertidumbre sin precedentes.

La caída de los mercados ha sido rápida y significativa. Durante los últimos 30 días han caído más de 20%, lo que significa que no se trata de una corrección, sino de un cambio de tendencia. En el caso de EE.UU. este movimiento pone fin al periodo bursátil más largo de “bull market” en su historia.

La economía de China muestra un deterioro mayor al previsto y al registrado durante la crisis financiera de 2008. La producción industrial se contrajo 13.5% en el periodo enero febrero, su mayor caída en 30 años, mientras que la ventas minoristas se contrajeron 20.5% y la inversión en activos fijos cayó 24.5%. Sin embargo, parece estar recuperándose.

El número de países contagiados ya supera los 120, y muchos de ellos han intensificado las medidas de aislamiento social, declarándose en estado de emergencia (España, Francia, Perú), ampliando restricciones de viajes (EE.UU., Panamá, Ecuador, Argentina) e implementando cuarentenas a los viajeros (Australia, Nueva Zelanda, Venezuela). El temor es un impacto económico mayor que la crisis financiera internacional.

Suscríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Los bancos centrales, que ya habían sido los primeros en reaccionar, coordinaron e intensificaron sus esfuerzos. La Reserva Federal (Fed) asumió nuevamente el liderazgo y esta vez recortó en 100pbs su tasa de interés, tras el inesperado recorte de 50pbs el pasado 03/03, llevando la tasa de interés de referencia al rango mínimo histórico (entre 0% y 0.25%). Como lo anticipamos, la función de reacción de la Fed se produce en un contexto de crisis, luego que la OMS declaró al coronavirus como pandemia. La Fed también amplió su programa de compra de activos en US$ 700 mil millones y se abarató el uso de swaps entre bancos centrales.

Ya no esperamos más recortes de tasa. En el mercado de futuros se transa una tasa implícita de 0.10%. Las medidas de la Fed fueron seguidas por los bancos centrales de Japón -que flexibilizó su política monetaria y aumentó su programa de intervención en el mercado financiero-, Australia -que inyectó liquidez-, Nueva Zelanda -que redujo su tasa de interés de referencia en 75pbs-, Brasil que redujo requerimiento de capital liberando US$ 127 mil millones-, y Chile -que recortó anticipadamente su tasa de interés en 75pbs.

Síganos en Facebook

Las medidas son potentes y buscan proveer liquidez y acceso al crédito. Colateralmente ayudarían a soportar a los mercados financieros. Sin embargo, las políticas de los gobiernos para contener al coronavirus juegan en contra de la actividad económica en el corto plazo.

El FMI ha instado a los gobiernos a tomar medidas de estímulo fiscal, coordinadas de manera similar al 2009, cuando los países del G7 implementaron un estímulo equivalente al 2% del PBI.

No queda claro si la economía reaccionará ante más estímulos monetarios y fiscales, pues no es una crisis financiera. El impacto en el bienestar de las personas afectará la confianza del consumidor, mientras que la caída de los mercados financieros afectará en alguna medida la confianza empresarial. La interrupción de la cadena de suministros y el turismo afectarán las exportaciones de bienes y servicios. Si bien estos tres factores juegan en contra, uno que podría jugar a favor es la caída del precio del petróleo, vía una menor inflación esperada y costos empresariales más bajos.

La rápida velocidad de expansión del coronavirus ha elevado la probabilidad de que importantes economías del mundo se aproximen o ingresen en una recesión técnica.

Seguimos ajustando hacia abajo nuestra expectativa de crecimiento mundial preliminarmente a 2.4% para este año. Esto refleja un crecimiento de China 1.3 p.p. menor al inicialmente esperado (a 4.7%). 0.6 p.p. menos para EE.UU. (a 1.1%), y 0.5 p.p. menos para Europa (a 0.6%). No obstante, estas proyecciones no incluyen medidas de emergencia nacional recientes, por lo que el sesgo de estas es a la baja.

Sea el primero en comentar sobre "Mercados caen y no reaccionan aún a estímulos globales"

Deje un comentario