Entrevista a Jessica Rodríguez, Presidenta de Cámara de Comercio e Industria de Arequipa

Entrevista a CCIA sobre la emergencia sanitaria.

  • ¿Considera que las políticas fiscales y monetarias dadas por el gobierno son suficientes?

La mayoría de las empresas peruanas, afectadas por la propagación del Covid-19, se verán obligadas a aplicar diversas medidas para mitigar el impacto de la cuarentena y así poder sobrevivir en un escenario de incertidumbre que no sabemos hasta cuándo va a durar. Dentro de lo dramático de esta inevitable situación, considero que el gobierno ha reaccionado favorablemente al tratar de evitar la quiebra de empresas disponiendo medidas que de alguna manera ayudarán a pequeñas y microempresas, mayormente, pero creo que aún falta un mayor apoyo a medianas y grandes empresas que tampoco están exentas de incurrir en dificultades financieras, tributarias, laborales producto de la paralización de sus operaciones y la consecuente falta de liquidez, al no contar con los ingresos esperados. En ese sentido, por ejemplo, el gobierno peruano acaba de anunciar medidas por S/ 30 mil millones para reconstruir la economía a través del apoyo para créditos empresariales dispuesto por el BCR. Sin embargo, a pesar de ello, algunos sectores se verán más golpeados que otros, por lo que aún es necesario anunciar medidas adicionales que permitan evitar que el empleo formal colapse, al no contar la mayoría de empresas con la liquidez suficiente, que permita evitar se rompa la cadena de pagos y, en consecuencia, se tenga que recurrir a medidas extremas, lo que podría dejar sin empleo a miles de trabajadores formales. Confío en la capacidad de nuestras autoridades, lideradas por el MEF y el BCR, a que no escatimen esfuerzos en lanzar los salvavidas necesarios para evitar que el barco se hunda. Nuestro país cuenta con las finanzas públicas más fuertes de América Latina, gracias a una excelente disciplina fiscal y escaso endeudamiento a lo largo de las últimas tres décadas. Ahora, estamos en una guerra sin cuartel, y el enemigo es prácticamente invisible, pero a la vez letal, por lo que no debemos darle tregua y seguir apostando porque saldremos adelante de la mano de nuestros gobernantes. 

  • ¿Qué le sugeriría al gobierno para la fase de recuperación?

Creo que lo más importante una vez se haya logrado controlar la pandemia, debe ser darle un impulso tremendo a la inversión pública y privada, facultando también a los gobiernos subnacionales a ejecutar proyectos que han quedado pendientes, implementar incentivos tributarios a todos los niveles de empresa, desde las micro hasta las grandes empresas, tenemos que invertir para que la economía salga adelante. Se debe considerar que, principalmente, las empresas pequeñas estarán muy debilitadas, por lo que será necesario reservar recursos para desarrollar programas de inversión. Igualmente, se deberá trabajar desde el BCR a través del manejo responsable de la inflación, de tal manera que se pueda inyectar dinero a la economía, sin sobrepasar la barrera inflacionaria que se tiene como política en nuestro país. Tenemos que reactivar la producción y preservar el empleo; esta será la base para la fase de recuperación de nuestra economía.

  • ¿Qué porcentaje de los asociados de la CCIA están operando? ¿le han hecho llegar sus preocupaciones? ¿Qué dificultades están teniendo?

Nuestra institución en su afán de mantener permanentemente informados a nuestros asociados y tratando de seguir brindando nuestros servicios en la medida de la actual coyuntura, desarrolló una encuesta que nos permita identificar la problemática por la que vienen atravesando nuestras empresas asociadas, según el siguiente detalle por sectores económicos:

  • –              Sector Agropecuario: Operando parcialmente
  • –              Sector Automotriz: Parado
  • –              Sector Construcción: Parado
  • –              Sector Banca y Seguros: Operando.
  • –              Sector Comercio: Operando parcialmente.
  • –              Sector Producción: Operando parcialmente
  • –              Sector Pequeña Empresa: Parado
  • –              Sector Minería: Operando parcialmente
  • –              Sector Servicios: Operando parcialmente

Las principales preocupaciones de nuestras empresas asociadas, reflejaron lo siguiente:

  • Pérdida de ventas / Clientes 87%
  • Dificultad de cobranza a los clientes 12%
  • Dificultad de pago a proveedores 11%
  • Dificultad de pago de créditos 10%
  • Dificultad de pago de impuestos 10%

Importante estos resultados, ya que apenas han transcurrido los primeros 15 días de aislamiento social, y los resultados ya permiten dilucidar cuál será el impacto en las empresas en caso no se concreten medidas de soporte y apoyo a la reactivación de nuestra economía.

  • ¿Está de acuerdo con la política de aislamiento social hasta el 13 de abril? Con esta política ¿se está corriendo el riesgo de que la cura sea peor que la enfermedad? ¿Qué plantearía usted?

A ver: creo que nadie duda de que esta pandemia del covid-19 nos plantea la peor crisis global desde la segunda guerra mundial, con la diferencia, y como ya lo dije anteriormente, que el enemigo es invisible y sumamente letal. Ante esta cruda realidad, creo que el presidente Vizcarra ha reaccionado sobriamente y con un alto grado de responsabilidad frente a lo que significa la gravedad de esta pandemia, tomando decisiones que, en un primer momento, y para muchos sectores de la población,  parecían exageradas, sin embargo, creo que lo que sucede en estos momentos en Italia, España, EEUU y en general, en aquellos países que tomaron a la ligera la gravedad de la situación, no priorizando que la gente no se muera, le dan totalmente la razón al presidente Vizcarra respecto a la política de aislamiento social dictada para todos los peruanos. En este caso, el gobierno del Perú, está privilegiando la vida humana por sobre cualquier otro tipo de intereses. La buena noticia es que estas medidas sanitarias que se inician con el aislamiento social, permitirán ralentizar la expansión del virus a niveles controlables.   La terrible noticia en efecto, es el impacto económico que estas medidas de cuarentena obligatoria y aislamiento social, tienen en la economía del país y directamente, en el sector empresarial, desde las micro hasta las grandes empresas.  Muchas empresas no podrán superar esta crisis y terminarán quebrando.  A efectos de minimizar este impacto, es necesario que el estado autorice a las empresas a retomar la rueda productiva de manera parcial y por sectores a la brevedad posible, bajo condiciones de absoluta bioseguridad para los trabajadores, que deberán irse incorporando por turnos; generar para las empresas un plan de reestructuración de sus deudas, a largo plazo y con bajas tasas de interés, inyectándoles liquidez para el pago de planillas, prorrogando y fraccionando a largo plazo sus demás obligaciones, tributarias principalmente. Felizmente, el excelente manejo de la política fiscal y tributaria que tiene nuestro país, aunado ello a la capacidad de fondos generados a través de las RIN y el bajo endeudamiento país, permitirá que ello sea posible. El Perú se encuentra bien posicionado para enfrentar medidas de emergencia.  Solo nos queda tener mucha fe.