Economía peruana entrará en recesión durante el 2020

La economía mundial se viene encaminando hacia su momento más álgido desde la crisis internacional de 2009.

Por Scotiabank Perú, Pablo Nano

La economía mundial se viene encaminando hacia su momento más álgido desde la crisis internacional de 2009. La emergencia sanitaria en el mundo, generada por la irrupción del coronavirus, viene ocasionando medidas de aislamiento social que provocan choques de oferta -paralización en la producción de bienes y servicios no esenciales- como de demanda –ante restricciones a la circulación de personas y caída de ingresos-.

En este contexto, la economía peruana no es la excepción. Hace dos semanas revisamos nuestra proyección decrecimiento del PBI a 0.3% para el 2020. Asimismo, señalamos que vivimos tiempos extraordinarios, donde la visibilidad para hacer proyecciones económicas es casi nula, por lo que iríamos actualizando nuestro estimado conforme surgiera nueva información que cambiara los supuestos de nuestro modelo. Y es esto lo que ha sucedido, lo que nos lleva a prever ahora una caída de 2.3% de la actividad económica en el 2020

Las razones detrás de este cambio son principalmente tres:

  • La prolongación del estado de inmovilización social obligatoria por 13 días más -hasta el 12 de abril-. Nuestra proyección anterior asumía sólo 15 días de cuarentena –del 16 al 30 de marzo-, por lo que la nueva proyección incluye el significativo efecto negativo de esta medida sanitariasobre la actividad económica -la producción de electricidad, un indicador adelantado del PBI- ha caído cerca de 30% desde que se decretó la medida. Además, asumimos un retorno gradual de las actividades económicas a partir del 13 de abril, pues se mantendrían medidas como el cierre de fronteras, las restricciones en el transporte de personas y la prohibición de reunión de las mismas, lo que continuaría afectando actividades de turismo, restaurantes, cines, etc.
  • El ingreso a una etapa de recesión de la economía mundial. En el reporte anterior señalamos que China se había visto fuertemente afectada durante el 1T20 por el coronavirus pero que la aparente contención del mismo hacía abrigar esperanzas de recuperación a partir del 2T20.Si bien esta visión no ha cambiado, el foco de preocupación se ha trasladado a EE.UU., donde se espera que la enfermedad alcance su pico de contagios durante el 2T20. Esto es particularmente importante para Perú porque EE.UU. y Europa son los principales mercados de exportación de nuestros productos no tradicionales.
  • Las medidas de estímulo económico anunciadas por el gobierno. La potencial crisis económica ha originado que el Ministerio de Economía, en coordinación con el BCR, lance  un paquete de medidas de una dimensión nunca antes vista -equivalente a cerca del 12% del PBI- Las medidas incluyen un mayor gasto fiscal orientado a atender la emergencia sanitaria y dar soporte económico a las poblaciones vulnerables -estimado en 5.5% del PBI-; el programa. Reactiva Perú, consistente en un paquete de garantías para créditos a pymes otorgado por el BCR -4% del PBI-; y medidas de liberación de ahorro privado -retiro parcial de la CTS, suspensión temporal del pago del aporte a los fondos privados de pensiones, retiro parcial del fondo privado de pensiones para personas desempleadas-. Estas medidas compensarían, aunque sólo de forma parcial, el deterioro previsto de la economía.

Evolución en el corto plazo

El PBI habría registrado una caída cercana al 20% en marzo. La caída de 13% registrada por la producción de electricidad en dicho mes reflejaría el desplome de la actividad económica Si bien el PBI había estado creciendo a una tasa de entre 2% y 3% entre enero y la primera quincena de marzo, la medida del distanciamiento social obligatorio dispuesta a partir del 16 de marzo explicaría el atípico resultado del mes. Así, el PBI habría registrado una caída superior al 4% durante el 1T20.

El impacto de la cuarentena no sería el mismo en todos los sectores. Los más afectados serían aquellos vinculados a la demanda interna. El sector Servicios sería el más afectado pues la mayoría de sus actividades -restaurantes, hoteles, aerolíneas, cines, transporte interprovincial de pasajeros, etc.- supone concentración de personas. De manera similar, el sector Comercio se verá afectado, con excepción de la rama dedicada a distribución de bienes de primera necesidad – supermercados, mercados, bodegas-, ante el cierre de centros comerciales, tiendas por departamento, home center, venta de electrodomésticos, venta de vehículos, entre otros-.

Este impacto negativo se mantendrá también en abril, aunque sería en una magnitud menor que la registrada en marzo. Lo anterior se sustenta en dos factores: i) asumimos 12 días de cuarentena en vez de los 16 días de marzo; ii) un efecto estadístico positivo pues en abril del 2019 se registró el menor crecimiento mensual (+0.1%) del año anterior. La afectación de la actividad económica continuaría en mayo y junio pues el fin de la cuarentena no implicará una vuelta a la normalidad inmediata, sino que será gradual, priorizándose las actividades que generan mayor valor agregado como agroindustria, minería, entre otros. En ese sentido prevemos una caída del PBI de alrededor del 7% en el 2T20.

 La visibilidad sobre la evolución de la actividad económica en el segundo semestre es reducida, pues la crisis sanitaria está en desarrollo. Sin embargo, asumiendo un menor deterioro dela economía mundial, la contención del virus a nivel local y la inyección de recursos provenientes de las medidas de estímulo anunciadas por el gobierno, es probable una estabilización del PBI durante el 3T20 y una gradual recuperación a partir del 4T20 (ver gráfico).

PBI variación  COVI19 perú