Un freno a 21 años de crecimiento ininterrumpido: Las primeras proyecciones económicas para Perú en el 2020

El Comercio.- El mundo atravesará una vez más una etapa de crisis económica a causa del COVID-19. El impacto, según los organismos internacionales, sería más grave que lo observado en el 2008, mientras que para el Perú el 2020 marcaría un alto a los 21 años de crecimiento económico ininterrumpido.

Teniendo en cuenta ello, las consultoras nacionales y organismos multilaterales han comenzado una evaluación de sus estimados.

En tres meses, la situación para Perú ha cambiado y las nuevas cifras así lo reflejan. Revisaremos algunas de las primeras actualizaciones hasta la fecha.

Revisiones a la baja

La caída más profunda hasta la fecha, la estima el Banco Mundial. Hace solo tres meses, la institución proyectaba un crecimiento de 3,2% para el país, pero esta semana revisó su estimado y lo fijó en -4,7%.

“Los gobiernos de América Latina y el Caribe enfrentan el enorme desafío de proteger vidas y, al mismo tiempo, limitar los impactos económicos”, dijo Martín Rama, economista jefe del banco para la región.

Un proyección similar la ha hecho el Fondo Monetario Internacional (FMI), el cual redujo su cifra para el Perú de un 3,25% a un -4,5% para el 2020, año que renombró como el Gran Bloqueo. La recuperación recién vendría en el 2021. La tasa de crecimiento sería de 5,2% si la pandemia se modera a mediados del presente año.

Entre los estimados hechos por instituciones nacionales, la última proyección de Inteligo sitúa el crecimiento en un -5%; el país registraría “su primer retroceso desde 1998 y la peor caída desde la década de los ochenta”.

“Si bien la ampliación de la actual declaración de emergencia nacional y cuarentena hasta el 26 de abril es la medida adecuada para frenar el avance del coronavirus, su impacto negativo sobre la economía local es inevitable”, explicó la agencia en reciente informe. Por otro lado, la última proyección de Macroconsult era la de un crecimiento nulo en el presente año.

Sin embargo, esta semana se revisará dicha cifra. “Estamos en plenas estimaciones y salen este fin de semana. Pero para el primer semestre tenemos -22%”, precisó el economista Elmer Cuba.

Se conoce que en los próximos días el área de estudios económicos de algunos bancos que operan en el país revelarán sus nuevos estimados. Para tener una idea del mismo, la última previsión del BBVA que data de enero era que la economía al 2020 crecería 3,1%; mientras que para el Scotiabank, la proyección era de un 2,3%.

Menor demanda por exportaciones

La economía de nuestro país actúa bajo influencia de diversos frentes. Si bien existe una dinámica interna, la que más aporta al crecimiento es la relación con el exterior. Y si bien la actividad exportadora no se ha detenido como parte de la cuarentena, es posible que sus esfuerzos empiecen a reducirse en los próximos meses.

El acercamiento a tal realidad la resaltó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) en un reciente informe.

“En el plano subregional, el mayor impacto lo sentirán los países de América del Sur que se especializan en la exportación de bienes primarios y, por lo tanto, son más vulnerables a la disminución de sus precios”

En esa línea se advierte que las exportaciones de toda la región a China serían las que más se contraerían en el presente año.

La proyección de Cepal es de un -21,7%. Argentina, Brasil, Chile y Perú serían los principales países afectados ante tal disminución de la demanda. Nuestro segundo socio comercial, Unión Europea, también reduciría su demanda de exportación en la región (-8,9%). Perú exporta a dicha parte del mundo productos agrícolas y agroindustriales.

Adicionalmente, se advierte que el impacto también podría reflejarse en las importaciones de los países de la región y que se utilizan para producir sus productos exportables. “México y Chile serían los países más expuestos a una caída de la oferta de China. Le siguen Colombia y Perú, que importan de China el 4,5% y el 5% de sus insumos intermedios, respectivamente”, explica la Cepal.

Dinámica interna

La cuarentena ha frenado la actividad económica al interior del país. Los estimados del IPE eran que entre el 50% y el 55% del PBI se encontraría paralizado durante el periodo de emergencia.

En una reciente publicación, se realiza un recorrido por las principales actividades económicas y se comenta que actividades como el procesamiento del pescado se encuentra operativo; pero a niveles no acordes con una situación normal.

¿La razón? Menor personal en planta y un bajo nivel de captura del recurso. En tanto, se reporta que la actividad minera continúa detenida en su mayoría ante las medidas de cuarentena. En las tres primeras semanas, la caída en la producción de los minerales tuvo una contracción del orden del 60%. Mientras que en el sector Comercio, el freno a las actividades ha perjudicado casi a la totalidad del sector.

“Los centros comerciales dejaron de vender cerca de S/1.400 millones durante los primeros 28 días del estado de emergencia”, según estimaciones que recoge el IPE de la Asociación de Centros Comerciales. Y así se reportan algunos sectores importantes en el cálculo del PBI durante los días transcurridos.

Para el economista Alfonso De la Torre, es importante que el Gobierno no escatime esfuerzos para proteger la actividad económica y a las empresas durante este tiempo de cuarentena.

“En este momento que la economía está paralizada, el MEF debería ser menos tímido. Por cada Sol que no gastemos hoy para proteger a las empresas y trabajadores para evitar despidos y quiebras, probablemente tendrá que gastas un Sol y medio en el futuro”

Teniendo en cuenta el escenario nacional, De la Torre explica que no deberían sorprendernos un alza en las cifras de pobreza. “Vamos a recibir un país con la mayor pobreza. Ahorita es difícil decir una cifra, pero es razonable que la cosa aumente. Pero medidas como el bono familiar son buenas medidas. Y en el tema del empleo, pienso que aunque se han dado casos positivos se tiene que actuar con mucha más contundencia. Un subsidio más agresivo a las planillas, por ejemplo”, comentó.

Con el transcurrir de las semanas, cambia la situación del sector y con ello varían también las previsiones sobre la economía. Ante tal incertidumbre, el Ejecutivo ha preferido postergar la publicación de su Informe de Actualización de Proyecciones Macroeconómicas hasta agosto; según confirmó la ministra de Economía, María Antonieta Alva, en entrevista con El Comercio.

A inicios de año, proyectaba un crecimiento de 4% en el presente año, pero dicha cifra bajó. En el documento para solicitar las facultades legislativas, se advirtió que era “perfectamente posible alcanzar un crecimiento de 2%” en el presente año. Sin embargo, dicha estimación data de fines de marzo; por lo que para hoy – a 32 días de iniciar la cuarentena- quedaría desfasada.

Para ver noticia original, haga clic aquí.