Scotiabank: Lo peor ya pasó para los mercados financieros

Los mercados financieros usualmente se adelantan. Actualmente conjugan algo de optimismo dentro del pesimismo. El optimismo refleja la expectativa de una menor expansión del coronavirus y los primeros pasos para el levantamiento progresivo de restricciones en algunos países.

Artículo de Mario Guerrero, publicado en el Reporte Semanal (del 20 al 24 de abril del 2020) del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank.

El entorno de pesimismo tiene que ver con los recientes indicadores económicos y proyecciones actualizadas, y las que reflejan los daños causados por las medidas de aislamiento social necesarias para contener la expansión del virus.

El mercado está cambiando hacia un sentimiento de que “ya pasó lo peor”, y empieza a enfocarse en la posibilidad de un retorno gradual hacia la normalidad. Técnicamente se mantiene el rebote alcista pero con signos de agotamiento, como se muestra en el gráfico inferior.
Los resultados corporativos al 1T20 publicados en EE.UU. la semana pasada fueron decepcionantes, como se esperaba, con significativos aumentos de provisiones bancarias previendo un fuerte deterioro de la calidad de la cartera de créditos. Los analistas se mantendrán a la expectativa de los
resultados empresariales en Europa, donde se estima un declive de -22% según datos de IBES de Refinitiv.

Buscando estrategias de salida

Algunos países empiezan a delinear sus estrategias de salida a pesar que la pandemia aún no está controlada. El daño asus economías es significativo y buscan conjugar los esfuerzos por mitigar la pandemia con el levantamiento de restricciones. La OMS instó a los gobiernos a ser cautelosos y recomendó levantar progresivamente las medidas de aislamiento social y realizar evaluaciones cada dos semanas.
El presidente Trump anunció una estrategia de reapertura de la economía de EE.UU. estableciendo criterios y trasladando la decisión a cada Estado. En una primera fase se deberán establecer un programa de pruebas médicas sólido, establecer sitios de detección para personas con síntomas,
contar con capacidad de seguimiento de los casos, y mostrar una trayectoria descendente de los casos durante 14 días. El plan contempla minimizar los viajes, alentar el teletrabajo, mantener suspendidas las clases escolares y bares, pero permite la reapertura de cines, restaurantes, estadios, iglesias y gimnasios con protocolos de distanciamiento.

Sucríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Los Estados más afectados se muestran aún cautos y evalúan el levantamiento de restricciones. Alemania evalúa levantar las restricciones al comercio y a la producción de autos a partir del 20/04 y el retorno a
clases a partir del 04/05, pero amplió el aislamiento social hasta el 03/05. España levantó restricciones a la construcción, industrias y transporte urbano. Suiza ha levantado restricciones a empresas que prestan servicios
personales a partir del 27/04, clases a partir del 11/05, y restaurantes y bares a partir de 08/06. El plan suizo considera prohibidas las reuniones de más de 5 personas.

Corea del Sur flexibilizó la realización de actividades religiosas y deportivas (sin público) pero prolongó el aislamiento social por 16 días más.
De otro lado, Japón evalúa extender la situación de emergencia a todo el país, y Australia evalúa el retorno a clases escolares pero extenderá las restricciones a la movilidad social por cuatro semanas más. Otros países
acordaron extender el periodo de aislamiento social hasta fines de abril o inicios de mayo, como Italia, Francia, Reino Unido, India, Argentina y Venezuela.

Revisando proyecciones a la baja

Los analistas continúan masivamente reajustando sus proyecciones a la baja, como parte de un proceso de ir incorporando nueva información, dando por descotado que la economía global entrará en una profunda recesión.
Scotiabank ha reajustado su proyección de crecimiento mundial de 0.1% a -2.8%, la mayor caída desde la Gran Depresión de 1929 (como se observa en el gráfico), y apunta a una reapertura progresiva a partir de la mitad del
2T20. El balance de riesgos continúa siendo a la baja. La ausencia de tratamientos efectivos y vacunas mantiene en riesgo a la población. Hay signos esperanzadores, pues las tasas de infección parecen estabilizarse en
varios países. Esto sugiere que podríamos estar llegando al pico. En consecuencia, los gobiernos desarrollan planes sobre cómo reabrir sus economías.

Síganos en Facebook

Para el FMI la economía mundial se contraería -3.0% este año. Es un brusco cambio (-6.6 p.p.) desde su previsión anterior de +3.3% en enero. Refleja la pérdida de producción asociada a la emergencia y las medidas de contención.

Hemos revisado nuestra proyección de crecimiento económico para China, de 3.0% a 1.6% para este año, algo por encima del 1.2% proyectado por el FMI. La caída de la economía china en el 1T20 se aproximó a -7%, más de la
esperado por el mercado. Los indicadores de marzo muestran un mayor grado de detalle del impacto: ventas retail (-15.8%), producción industrial (-1.1%), inversión en activos fijos (-16.1% durante el 1T20), exportaciones (-6.6%).

La trayectoria de la inflación se ha desacelerado, consecuencia de la menor demanda interna, pasando de 5.2% en febrero a 4.3% en marzo. Esta trayectoria debería converger hacia 2.9% a fin de este año, según Scotiabank.

El Banco Central de China ha recortado recientemente su tasa para préstamos de corto plazo en -20pbs, pasando de 4.05% a 3.85%, en línea con lo esperado por el mercado, y su tasa de préstamos para mediano plazo (-20pbs) de 3.15% a 2.95%. Para préstamos a largo plazo (5 años) el recorte fue de -10pbs, pasando de 4.75% a 4.65%. Este movimiento es un estímulo para el mercado de vivienda, luego que los precios de las viviendas se desaceleraron, pasando de un ritmo anual de 5.8% en febrero a 5.3% en marzo, el ritmo más bajo desde junio de 2018. También se han reducido los
requerimientos de encaje, inyectando en total US$ 43 mil millones (0.3%PBI). El estímulo monetario que viene implementando China ha elevado el dinamismo del crédito en marzo, acumulando un alza de 22% durante el 1T20.

Más relevante aún es la revisión de nuestras proyecciones para la economía de EE.UU., que han pasado de -2.0% a – 6.3% para este año, una caída mayor al -5.9% estimado por el FMI. La actividad económica de EE.UU. se contrajo en marzo en una magnitud mayor a la esperada. El índice de indicadores líderes cayó -6.7% (récord), la producción industrial registró su mayor caída (-5.4%) desde 1946, mientras que las ventas retail registraron también una caída récord (-8.7%). Más de 22 millones de estadounidenses han solicitado beneficios de desempleo en el último mes debido a las medidas de aislamiento social. Mayo será clave por el alto riesgo de insolvencia que podrían atravesar las empresas, según el presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic.

Para Scotiabank la senda de recuperación podría tomar ahora más tiempo que el inicialmente previsto. El presidente Trump negocia un paquete de ayuda adicional para las pymes, por US$ 250 mil millones, pues un primer
paquete similar resultó insuficiente. Las demandas de otros sectores se mantienen latentes, como el de restaurantes, que ha solicitado ayuda por US$ 240 mil millones. El FMI también advirtió el riesgo de disturbios sociales si las medidas para mitigar la pandemia resultan insuficientes.

Tomando ventaja de las condiciones financieras

A nivel global los gobiernos han destinado recursos por la casi inconmensurable suma de US$ 8’000,000 millones, según el FMI, presionando fuertemente al alza los déficit fiscales y elevando la deuda pública en 13 p.p. hasta el equivalente a 96% del PBI global en el 2020.
Varios países han obtenido financiamiento recurriendo a organismos internacionales pero también al mercado de capitales. Así, han colocado bonos recientemente España (US$ 11,000 millones), Israel (US$ 5,000 millones), Qatar (US$ 10,000 millones), Indonesia (US$ 4,300 millones) y
Abu Dhabi (US$ 7,000 millones). India evalúa una emisión en las próximas semanas.

En la región han colocado bonos durante el periodo de pandemia Chile (US$ 3,800 millones) y Panamá (US$ 2,500 millones). Uruguay evalúa una emisión en las próximas semanas. El Perú también optó por completar el
financiamiento de sus necesidades presupuestales emitiendo US$ 3,000 millones en bonos en el mercado internacional.
La fuerte demanda por los bonos peruanos, que excedió en 8.3x veces la oferta, lo que consolida al Perú como el nuevo activo libre de riesgo en la región. La percepción de riesgo país, medida por el índice EMBIG Perú, ya es más baja que la de Chile –anterior referente regional- de manera recurrente desde hace un año (abril 2019). El apetito por bonos peruanos estuvo concentrado en un 50% por inversionistas de EE.UU., 30% de Europa y 20% de Asia y Latinoamérica.

Las clasificadoras de riesgo, como Fitch Rating y Standard & Poor’s ratificaron recientemente el rating crediticio del Perú y su panorama económico, en un contexto en que las clasificadoras han realizado rebajas
en los ratings (México y Argentina) y reajustes a sus panoramas (Chile y Colombia).
Las bajas tasas de interés obtenidas (2.39% para el plazo de 5 años con vencimiento al 2026 y 2.78% a plazo de 10 años con vencimiento el 2031) se explican tanto por el apetito de los inversionistas como por el significativo
descenso de las tasas de interés en el mundo, como consecuencia de las políticas monetarias expansivas sin precedentes implementadas para contener el impacto económico negativo de la expansión del virus. En
términos de prima de riesgo, es decir del spread de estos bonos respecto de la curva de tasas de interés de bonos de los EE.UU., -medida de valorización relativa- se obtuvieron primas cercanas a los 200pbs, por encima de
los 75pbs alcanzados en la colocación de junio de 2019.