ZegarraLaw: El dilema de un país inmovilizado: acercamientos normativos al sector automotriz durante el Estado de Emergencia

La declaratoria de emergencia nacional trajo consigo la paralización de diversos sectores económicos, manteniendo habilitada la prestación de servicios y venta de productos considerados esenciales.[1]

Ángela Valdivia Romero, Jefa del Área Administrativa, asociada senior avaldivia@zegarralaw.com

Sin embargo, poco se ha aclarado sobre la participación del sector automotriz como pieza clave para satisfacer las necesidades de transporte de rubros como la salud, prensa, o provisión de productos alimenticios o de limpieza. Debemos considerar que este sector cumple con una función nuclear en la cadena de suministro, pues habilita las actividades de transporte de personas y mercancías, ya sea a través de venta de vehículos o por medio de la reparación de los mismos en sus talleres.

Inicialmente, el Ejecutivo observó la importancia de sostener las prestaciones de servicios de transporte de mercancías a través de las primeras disposiciones emitidas respecto al Estado de Emergencia Nacional[2]. Si bien dicha medida se adoptó con la intención de asegurar la provisión de bienes de primera necesidad a la ciudadanía, nuestro gobierno omitió evidenciar el rol fundamental que juegan diferentes industrias para el sostenimiento del transporte de carga. Así, dispositivos normativos posteriores[3] establecieron que la habilitación al transporte de mercancías se extendía a los servicios conexos que permiten su operatividad, entre ellos el servicio de reparación de vehículos por medio de talleres automotrices.

Sucríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

A pesar de esto, observamos una falta de claridad sobre la extensión de la prestación de servicios que pueden realizar los centros de reparación vehicular: Si bien estos se encuentran habilitados a atender las necesidades de los vehículos dedicados al transporte de mercancías, ¿los demás rubros habilitados a operar durante el Estado de Emergencia Nacional no requieren los servicios de taller de reparación? Resulta lógica una respuesta en positivo, por lo cual, consideramos que el Estado deberá esclarecer la aplicación de los servicios de talleres de reparación vehicular en relación a la totalidad de sectores económicos con actividades autorizadas.

Por otra parte, el core bussines del sector automotriz radica en la venta de vehículos, actividad que se ha visto completamente suspendida durante el Estado de Emergencia. En el análisis realizado sobre las necesidades de los sectores esenciales, el Ejecutivo ha omitido prever la importancia del abastecimiento de ambulancias, patrulleros, vehículos para el transporte de personal, grúas, carrozas fúnebres, camiones, entre otros. No podemos ignorar la relevancia de estos vehículos para las prestaciones de servicios priorizadas en el Estado de Emergencia, por lo cual, la imposibilidad de adquirir nuevas unidades genera una limitación a la eficiencia de los sectores que se encuentran trabajando.

Al respecto, debemos considerar que sí se ha previsto[4] de forma genérica la habilitación de actividades en aquellos sectores que cumplan con realizar una prestación laboral, profesional o empresarial que garantice los servicios públicos y bienes y servicios que el Estado ha determinado como esenciales. En tal sentido, el sector automotriz podría justificar la prestación de sus servicios en tanto justifique que estos garantizan la continuidad y calidad del abastecimiento de alimentos, medicinas, servicios de agua, saneamiento, energía eléctrica, gas, combustible, telecomunicaciones, limpieza, recojo de residuos sólidos, servicios funerarios y otros. A pesar de ello, consideramos que acogernos a una disposición de tal amplitud genera una innecesaria exposición a riesgos legales, la cual debería mitigarse con normativa explícita en atención al rol fundamental de este sector en el desarrollo de la crisis sanitaria.

Síganos en Facebook

Así, la Asociación Automotriz del Perú se ha pronunciado en representación del rubro, solicitando al gobierno que se habilite la venta de vehículos y se clarifique la posibilidad de prestar servicios de reparación y mantenimiento conforme a las normas emitidas[5]. Esta asociación ha previsto una contracción superior al 30% en las ventas anuales de vehículos que golpearía gravemente a las empresas de dicho sector, por lo cual, ha planteado al gobierno la aprobación de un protocolo de bioseguridad para mitigar los riesgos de propagación del Covid-19 en la venta de vehículos.[6]

Sin perjuicio de lo expuesto, no se ha contemplado esta propuesta en la Fase 1 de la reanudación progresiva de actividades económicas[7], por lo cual, esperamos mayor atención del Ejecutivo en este sector. Ello, teniendo en consideración la importancia del mismo en el aseguramiento de las prestaciones de servicios esenciales para la lucha contra el Covid-19.


[1] Artículo 4° del Decreto Supremo N° 044-2020-PCM y modificatorias.

[2] Artículo 8.3° y 9.3° del Decreto Supremo N° 044-2020-PCM.

[3] Artículo 4° de la Resolución Ministerial Nº 0232-2020-MTC/01.02 y Artículo 1° de la Resolución Ministerial N° 0238-2020-MTC/01.02

[4] Literal d) del Artículo 4° de del Decreto Supremo N° 044-2020-PCM, modificado medio del Decreto Supremo N° 046-2020-PCM

[5] Comunicado a la Opinión Pública de la Asociación Automotriz del Perú, abril de 2020.

[6] “A partir de ahora, así se venderán los vehículos en el Perú: protocolo Covid-19”, artículo publicado en el Diario Gestión con fecha 27 de abril de 2020.

[7] Anexo del Decreto Supremo 080-2020-PCM