ZegarraLaw: El Compliance como enfoque para la reanudación de actividades económicas en la Crisis Sanitaria

Al día 49 del Estado de Emergencia Nacional, nuestro gobierno ha dispuesto la reanudación de actividades económicas en forma gradual y progresiva.

Por: Angela Valdivia Romero – Asociada Senior Jefe del Area Administrativa (avaldivia@zegarralaw.com).

Así, se ha dado inicio a la Fase 1 de salida del estado de aislamiento obligatorio en el que nos encontrábamos a causa de la propagación del Covid-19. Esto ha ofrecido una dosis de aliento a diversos sectores económicos ahogados por la paralización de sus actividades.

Normativamente, las disposiciones[1] para el reinicio de las actividades económicas exigen la aprobación de Protocolos Sanitarios Sectoriales por parte de los sectores para ello competentes. Dichas normas se encargarán de establecer los requisitos para la salida al mercado de las empresas, considerando actuaciones sanitariamente responsables respecto a sus stakeholders.

Sucríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Sin embargo, la responsabilidad que asume la empresa por los riesgos de propagación del Covid-19 no puede ser aminorada de forma integral por el solo cumplimiento de este tipo de protocolos. Debemos tener en cuenta que estas normas solo habilitarán al inicio de actividades, sin restringir la responsabilidad civil, penal y/o administrativa que la empresa pueda asumir por afectaciones a la vida, salud e integridad física de sus trabajadores o consumidores. Dicho esto, el válido cuestionamiento que se podrá plantear el sector empresarial frente al retorno a sus actividades económicas será: ¿Qué hacer entonces para reducir estos riesgos? Ante esto, consideramos el Compliance como una excelente alternativa de gestión.

El Compliance, del que poco se ha hablado en el sector empresarial arequipeño, es un enfoque de gestión de riesgos orientado al cumplimiento normativo. Este permite a las empresas establecer programas de prevención que involucren la armonización de procesos, políticas y normativa interna para la generación de una cultura ética que incentive actuaciones corporativas adecuadas. Así, el Compliance puede ser aplicado organizacionalmente para la gestión de riesgos de comisión de actos de corrupción, lavado de activos, cumplimiento de normativa de libre competencia, protección al consumidor, seguridad y salud en el trabajo, privacidad y datos personales, entre otros. Entonces, ¿es posible establecer un modelo de cumplimiento para la mitigación de riesgos de propagación de Covid-19 en la empresa?

Síganos en Facebook

El eje de trabajo de un programa de cumplimiento es la gestión de riesgos o risk assessment. Este permitirá a la empresa identificar, analizar y valorar los riesgos a los que se encuentra expuesta en relación a la verdadera naturaleza de sus actividades. Así, podrá delimitar los procesos y actuaciones que generan una alta exposición a la propagación del Covid-19, y plantear las acciones de mitigación de dichos riesgos. Un adecuado risk assessment podrá identificar las obligaciones legales de índole sanitario que la empresa debe cumplir para la continuidad de sus operaciones, como también, le permitirá plantearse obligaciones voluntarias en mérito al resultado de su perfil de riesgo.

Por otra parte, el establecimiento de políticas y documentos declarativos forma parte medular de la implementación de un modelo de cumplimiento normativo. Estos documentos permiten a la empresa establecer su identidad ética corporativa, y en atención a lo expuesto en el presente artículo, incorporar a la misma el valor de la prevención de la propagación del Covid-19. En tal sentido, la empresa puede evidenciar la inexistencia de dolo ante un hecho aislado de contagio, pues cumplió con la debida diligencia exigible en su calidad de garante de la salud e inocuidad de sus prestaciones a través de su modelo de Compliance.

Otro elemento de relevancia en la implementación de un programa de cumplimiento es la capacitación y sensibilización del personal respecto a los riesgos, medidas de mitigación adoptadas, políticas internas e importancia de cumplimiento de las mismas. Esto permite lograr en la organización una cultura de cuidado sanitario para la reducción de contingencias legales y reputacionales, y que incentive la adecuada aplicación de todos los elementos del modelo.

Queda claro que el enfoque de gestión que nos aporta el Compliance es plenamente aplicable en el contexto de esta pandemia, y mucho más en relación al reinicio de actividades económicas que se viene gestando en los últimos días. Si bien el mercado regional no está acostumbrado a hablar de Compliance, deberá rescatar los múltiples beneficios que un modelo de prevención otorgaría a su empresa, permitiéndole reducir los riesgos de contagio por Covid – 19, y en consecuencia, los efectos financieros y no financieros que estos pueden acarrear en su organización.


[1] Decreto Supremo N° 080-2020-PCM

Sea el primero en comentar sobre "ZegarraLaw: El Compliance como enfoque para la reanudación de actividades económicas en la Crisis Sanitaria"

Deje un comentario