Regiones del sur: la minería, ¿una salida para la macro región?

La República.- La reactivación económica ha avanzado a paso lento durante la pandemia del coronavirus. Con la fase 2 y el reinicio de las operaciones mineras, se espera acelerar la recuperación de la economía nacional, especialmente del sur, donde hay operaciones cupríferas que podrían abastecer el mercado chino, que muestra cierta recuperación.

Desde el inicio de la emergencia (16 de marzo), las mineras desarrollaron actividades limitadas, sobre todo de mantenimiento. El inicio de la fase 2, autoriza la exploración, explotación, beneficio, almacenamiento y transporte. Para volver a operar, las compañías deben presentar su protocolo de sanidad. Se eliminó el requisito de la aprobación de dicho documento.

El economista Patricio Quintanilla, señala que las actividades mineras ayudarían a la reactivación del sur, sobre todo por tratarse de una región que explota cobre. Los últimos días, el metal ha tenido una recuperación en el mercado internacional.

Quintanilla dijo que China, donde se originó el coronavirus, terminaría el año con una cifra positiva, a diferencia del resto del mundo, que tendrá cifras de decrecimiento. Esto repercutiría en la demanda de minerales, especialmente el cobre. El sur tiene proyectos cupríferos como Cerro Verde (Arequipa), Cuajone (Moquegua) y Toquepala (Tacna). Sin embargo, estos efectos de recuperación recién se reflejarían en julio de 2021.

El economista Glenn Arce precisó que si la recuperación del país asiático no es sostenida, no habría requerimiento de minerales. Remarcó que el Perú mantiene el esquema de los últimos diez años, la exportación de materias primas y dependencia del mercado internacional.

¿Otros sectores podrían ayudar a la reactivación? Quintanilla señala que dependerá de la situación de cada mercado. Por ejemplo, Estados Unidos mostrará cifras negativas, disminuyendo su demanda en rubros que exportan hacia dicho país, como el textil. Estos sectores tendrán una situación complicada.

Riesgo de contagio

La reactivación de la actividad minera, tendrá como escenario el colapso del sistema de salud. Todavía no se ha superado la fase crítica de la pandemia y hay temor de un repunte de contagios. Por ejemplo, en los meses anteriores, hubo casos positivos en campamentos mineros. Se estima que 60 mil trabajadores retornarían a la industria extractiva.

El infectólogo de EsSalud, Carlos Vizcarra, señala que las mineras tienen recursos suficientes para aplicar protocolos de salud minuciosos, que incluyan los tamizajes periódicos al personal. “Sería inaceptable que tuvieran fallas”, expresó.

Vale recordar que en la fase 2, bastará que las empresas presenten su protocolo de sanidad para volver a operar, no será necesaria la aprobación. Luego vendrá la fiscalización.

Sobre la flexibilización, Quintanilla, señala que se debe apelar a la responsabilidad de las empresas. Señaló que deben establecerse duras sanciones a aquellas que falsifiquen la información.

Dirigentes del valle de Tambo rechazan Tía María

Muchos especialistas volvieron a mirar el proyecto Tía María (Islay), por la urgencia de proyectos para reactivar la economía. El jueves, el vocero de Southern, Raul Jacobs señaló que en sus planes no estaba vender el proyecto, paralizado desde 2015, por la oposición de un sector del Valle de Tambo, por temor a la contaminación ambiental.

La dirigente Marilú Marroquín, indicó que la oposición se mantiene. Refirió que como muestra del rechazo, se tiene el apedreamiento contra un camión de desinfección de Southern, ocurrido hace unas semanas.

Vale recordar que el premier Vicente Zeballos, señaló que el proyecto no avanzará mientras el conflicto siga. Para Marroquín, es una palabra empeñada. “Que no vuelvan a insistir con Tía María con el cuento de la reactivación”.

Para ver noticia original, haga clic aquí.