Scotiabank: Descenso de la inflación sería más visible en segunda mitad del año

La inflación sorprendió al alza en mayo, alcanzando a 0.20%, según el INEI, por encima del 0.05% esperado por el consenso de analistas y por nosotros. Con este resultado la trayectoria anual se ha mantenido alrededor del 1.8% durante los primeros cinco meses del año.

Artículo de Mario Guerrero, publicado en el Reporte Semanal (del 1 al 5 de junio del 2020) del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank.

Esperábamos una trayectoria descendente más visible. Posiblemente la veamos a partir de junio en adelante. Hubo tres factores que en mayo evitaron un mayor descenso de la inflación. Primero, el alza de los precios de los alimentos de pan llevar, principalmente hortalizas, legumbres,
menestras, arroz, entre otros, que ya venían registrando presiones al alza desde el inicio de la pandemia, pero debido a la volatilidad de los precios avícolas no era tan visible. Estas distorsiones ya parecen empezar a desvanecerse (ver gráfico) conforme la reapertura de la economía permite operar los canales de distribución.

Sucríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

En segundo lugar, el alza de los precios de las medicinas que reaccionaron ante la mayor demanda de antinflamatorios (3,7%), expectorantes (2,0%), antiasmáticos y broncodilatadores (1,8%), producto del creciente número de casos de pacientes con Covid-19.

En tercer lugar, un menor descenso que el esperado en los precios locales de los combustibles. Estos descendieron sólo 1.5% en promedio durante el periodo enero-mayo, la mitad del ajuste de precios realizado por las refinerías (-3.5% en promedio), y muy distante de la caída de -25% en el precio de referencia de Osinergmin, vinculado al comportamiento del
precio del petróleo en el mercado internacional. Los precios locales de los combustibles han vuelto a mostrarse reacios a ajustarse a la baja como en el pasado, evitando un descenso más visible de la inflación.

Síganos en Facebook

Las tarifas por servicios de transporte continuaron en aumento, debido a alzas en el transporte urbano (como taxi y mototaxi), que enfrentan mayores costos por la implementación de protocolos necesarios para mantener el distanciamiento social.

El precio del balón doméstico de gas descendió -4.9% en mayo debido a la exclusión del gas licuado de petróleo envasado (GLP Envasado) del Fondo de Estabilización de Precios de Combustibles (FEPC), aprobado por el
Ministerio de Energía y Minas (Minem), mediante DS N° 007-2020-EM, de fecha 21 de abril de 2020, acumulando un descenso de sólo -1.9% en el periodo enero-mayo, respecto de similar periodo de 2019. Opecu había
estimado un ahorro de hasta S/.78 millones mensuales para las familias si el traslado de este efecto se hubiera dado en su totalidad. No obstante, la reciente alza de 7% en el precio del GLP anunciada por Petroperú limitaría
aún más los beneficios potenciales.

Los precios vinculados a la demanda interna, como vestido, muebles, educación y cuidado personal, así como las tarifas de servicios públicos (luz, agua, telefonía), registraron variaciones nulas.

La inflación subyacente, sin alimentos volátiles ni energía, y que muestra el comportamiento de los precios más asociados al impacto de la política monetaria, también se mantuvo alrededor de 1.9%.

A nivel nacional, nueve de 26 ciudades registraron un alza en la inflación en mayo, principalmente en la zona norte del país, mientras que 17 ciudades registraron una reducción de precios.

Hasta el momento no se observan presiones deflacionarias evidentes, como en otras partes del mundo, como Francia, donde la inflación anual pasó de 0.3% en abril a 0.2% en mayo ó Italia que pasó de 0% en abril a – 0.1% en mayo, tal como lo podría sugerir en alguna medida el deterioro del nivel de actividad económica, empleo, ingresos y expectativas del consumidor.
Esperamos que las mismas sean más visibles durante la segunda mitad del año, en línea con nuestra proyección de inflación de 1.1% para fin de año.