ZegarraLaw: Gastos no deducibles por falta de rentabilidad

En un escenario como el actual en el que gran parte de las empresas no tendrán un resultado económico favorable al final de ejercicio 2020, resulta necesario tomar en consideración la existencia de gastos cuya deducibilidad para efectos fiscales se encuentra condicionada al hecho que efectivamente se generen utilidades.

Gonzalo Escalante – Jefe del Área Tributaria, gescalante@zegarralaw.com

Con esto no queremos decir que estos gastos no estén vinculados a la generación de renta gravada o al mantenimiento de su fuente (principio de causalidad), sino únicamente que la legislación ha dispuesto como limitante para su deducción la existencia de un resultado favorable en el ejercicio al cual correspondan o en el ejercicio precedente.

Así las cosas, vamos a mencionar brevemente cuáles son los principales gastos a los que resulta aplicable dicha condición.

  • Gastos financieros: Conforme a lo dispuesto por la Única Disposición Complementaria Modificatoria del Decreto Legislativo 1424 a partir del 2021, no serán deducibles los intereses netos en la parte que excedan del 30% del EBITDA del ejercicio anterior.

Para ello debe tomarse en consideración que los intereses netos corresponden a la diferencia entre los gastos por intereses y los ingresos por dicho concepto que resultan computables para determinar la renta neta. En lo que respecta al concepto de EBITDA este corresponde a la renta neta luego de efectuada la compensación de pérdidas más los intereses netos, depreciación y amortización.

Sucríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Así pues, al condicionarse la deducción de estos gastos a la existencia de una renta neta al cierre del ejercicio anterior tenemos que las compañías que no tengan un resultado positivo en el 2020 no podrán deducir suma alguna por concepto de intereses en el 2021. O de ser el caso de empresas que obtengan una renta neta que resulte reducida, ello también tendrá implicancia en sus topes a deducir por gastos financieros.

En este extremo debemos indicar que resulta irrelevante si el financiamiento proviene de empresas vinculadas o empresas financieras, así como el origen de los préstamos pues la mencionada regla es aplicable también en el caso de los financiamientos otorgados con motivo del Programa Reactiva Perú.

  • Donaciones: En principio debemos indicar que las donaciones se constituyen como liberalidades que únicamente resultan deducibles debido a que hay una norma expresa que así lo dispone, pues en estricto no cumplen con el principio de causalidad dado que carecen de vinculación con la generación de renta gravada o con el mantenimiento de su fuente. El inciso x) del artículo 37 de la Ley del Impuesto a la Renta (LIR) prevé que las donaciones son deducibles en tanto se otorguen a favor de entidades y dependencias del Sector Público Nacional, excepto empresas, y de entidades sin fines de lucro que se encuentren autorizadas por SUNAT para percibir donaciones; en tanto la donación no exceda del 10% de la renta neta de tercera categoría del ejercicio, luego de efectuada la compensación de pérdidas.

Al estar el límite de deducción por concepto de donaciones determinado sobre la base de la renta generada por una empresa, tenemos que de ser inexistente tal renta no resultará procedente la deducción de suma alguna por este concepto.

Síganos en Facebook

Como un comentario aparte debe indicarse que mediante la Ley 31011 el Congreso delegó facultades al Poder Ejecutivo para legislar en materia tributaria con motivo de la emergencia generada por el Covid – 19. Dentro de los temas incluidos en la delegación se incluyó la deducción de las donaciones, sin embargo, luego de vencido el plazo para que se legisle sobre este aspecto no se emitió norma alguna por lo que su regulación ha quedado según lo descrito líneas arriba.

  • Dietas de Directorio: La LIR prevé que las dietas de directorio resultan deducibles en tanto no superen el 6% de la utilidad comercial del ejercicio. Como podemos notar, para la deducción de gastos por este concepto existe la condición que la empresa que pretende deducir el gasto efectivamente haya obtenido utilidad, por lo que, si la entidad no obtuvo ésta no resultará deducible suma alguna como concepto de dietas. Al respecto el Tribunal Fiscal en la resolución 18057-10-2011 recoge este criterio al disponer en su análisis que en tanto la recurrente no tuvo utilidad comercial en el ejercicio 2000 sobre el cual se pueda calcular el límite de 6% establecido en la norma se ratifica el reparo.

Habiendo dicho ello, resulta necesario que en las circunstancias actuales las empresas que proyectan no tener un resultado positivo al final del ejercicio tomen sus previsiones a efecto de no ver perjudicada su posición frente al fisco por incurrir en gastos cuya deducción se encuentra condicionada a la obtención de utilidad.

Sea el primero en comentar sobre "ZegarraLaw: Gastos no deducibles por falta de rentabilidad"

Deje un comentario