ZegarraLaw: El mundo al revés ¿A quién afecta la suspensión de plazos, dictada por la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral?

Cuando los estudiantes de derecho iniciamos nuestros estudios universitarios de la carrera, llevamos dentro de las primeras materias, el curso de Derecho Constitucional.

Erika Castro Cusirramos, Socia, Jefa del Área Laboral, Zegarra Aguilar & Delgado Zegarra-Ballón 

Una de las lecciones que aprendemos es que la vigencia de las normas se inician desde el día siguiente de su publicación, excepcionalmente el mismo día, si así lo establece la propia norma, y que únicamente puede tener aplicarse la norma en forma  retroactiva en materia penal, cuando es favorable para el reo o en materia tributaria, cuando le favorece al contribuyente; sin embargo, pareciera que la Constitución y las normas de nuestro país han dado un giro repentino en ese sentido, sobre todo durante la cuarentena, ya que el día lunes 15 de junio del presente año salió publicada la Resolución de Superintendencia Nro. 008-2020- SUNAFIL, la cual establece que la suspensión de plazos para determinados supuestos, dentro de ellos para los casos de silencio positivo por el plazo de 12 días hábiles contados a partir del día 11 de junio del presente año; es decir, se está aplicando una Resolución en forma retroactiva a su fecha de publicación.

Sucríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Como recordamos, mediante el Decreto de Urgencia 038-2020 el Ejecutivo, planteaba como posibilidad para los empleadores el poder recurrir a la suspensión perfecta de labores cuando se encontrarán bajo los supuestos que fueron aclarados y precisados en el D.S. 011-2020-TR. Pues bien, el Decreto de Urgencia citado, establecía el procedimiento que debía seguir la autoridad administrativa (SUNAFIL, Gerencias de Regionales de Trabajo) para verificar si los supuestos por los cuales los empleadores habían decidido ir a suspensión perfecta realmente existía, ya que dicha medida generaba que los trabajadores no laboraran y que el empleador dejara de pagar la remuneración por el periodo de vigencia de la suspensión.

El plazo que tenía la autoridad administrativa (SUNAFIL o la Gerencia Regional de Trabajo de cada lugar) para la verificación de la información registrada por el empleador era de treinta (30) días hábiles y vencido este plazo la Autoridad Administrativa, contaba con siente (07) días hábiles para emitir una resolución declarando aprobada la suspensión perfecta o desaprobada, si transcurrido dicho plazo no emitían resolución, se aplicaba silencio positivo, el cual genera que se tenga por aprobada la solicitud de suspensión perfecta.

Ahora bien, luego de lo precisado surge la pregunta ¿por qué es tan importante la aprobación o la aplicación el silencio positivo? La importancia radica en que la resolución que aprueba la suspensión perfecta, genera que en la plataforma del Ministerio de Trabajo se registren los trabajadores a los cuales se les admitió la figura de suspensión perfecta y con ella los bancos entreguen a los trabajadores el dinero correspondiente a su C.T.S. En tal sentido, mientras no exista el registro en la plataforma, ningún trabajador puede hacer el retiro y por tanto no tiene ingresos para él y su familia.

Síganos en Facebook

Volviendo a la resolución publicada, dejando de lado la posible contravención a la aplicación de las normas en el tiempo, se está perjudicando a los trabajadores al no poder retirar monto de dinero de su cuenta de C.T.S., ya que el trámite que antes era de 37 días hábiles, es decir, casi un mes y medio, se ha convertido en cuarenta y nueve (49) días hábiles, superando los dos meses.

El argumento que utiliza la Superintendencia de Fiscalización Laboral para la suspensión del plazo,  es la recargada labor que tienen sus inspectores por las múltiples solicitudes; acaso ¿el Ejecutivo  no pudo avizorar  una situación como la que existe y  proyectar un plan de respuesta optimo?; así,  la suspensión de plazo que ha efectuado la Superintendencia  termina afectando al trabajador quien no tendrá ingresos mientras la administración no emita las resoluciones que aprueban la suspensión perfecta, una vez más la excesiva burocracia y la ineficiencia estatal nos hace vivir en un mundo al revés.