Scotiabank: BCR afianza sesgo monetario expansivo por un periodo largo

En medio de esta pandemia uno de los aspectos mejor manejados en el ámbito económico son las condiciones financieras favorables.

Artículo de Mario Guerrero, publicado en el Reporte Semanal (del 15 al 19 de junio del 2020) del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank.

El BCR reaccionó rápidamente y llevó a principios de abril la tasa de referencia a niveles de países desarrollados (0.25%), ubicándola cómo la tasa más baja entre las economías emergentes. En la última reunión de directorio ratificó este nivel por tercer mes consecutivo y dio señales que se quedará ahí por un periodo prolongado. El mecanismo de transmisión de las tasas de interés también se ha fortalecido, con la introducción del mecanismo de subastas de tasas en los programas de facilidades crediticias con garantía estatal (Reactiva y Fae Mype), lo que ha incidido en las tasas históricamente bajas asignadas para los créditos a medianas, pequeñas y micro empresas.

Sucríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

La provisión de liquidez también ha sido muy significativa. Desde el 01/03 hasta la fecha la inyección equivale a 6.8% del PBI. Es también equivalente al 18% de la cartera de créditos del sistema bancario. Así, poco más de S/.10,000 millones de han inyectado vía operaciones monetarias convencionales (repos no garantizados y vencimientos de CDBCR), S/.2,000 millones vía liberación de encajes y S/.30,000 millones a través del programa Reactiva, que esta semana culminó en su segunda fase.

A diferencia de otras crisis del pasado, esta vez liquidez hay. La liquidez diaria de la banca actualmente equivale al cuádruple del nivel previo al Covid. Sin embargo, la dificultad está ahora en la distribución de estos recursos, que lleguen de manera oportuna a todas las unidades productivas que lo requieran. Estos ajustes de diseño se vienen realizando en muchos programas similares. Por ejemplo, en EE.UU. el programa de préstamos para pymes (por US$ 600 mil millones), que cuenta con un alcance a 50 millones de trabajadores y un respaldo de hasta el 75% de sus sueldos, ha sido recientemente flexibilizado, reduciendo el monto de los préstamos (de US$ 500 mil a US$ 250 mil), extendiendo tanto los plazos (de 4 a 5 años) como el periodo de gracia (de 1 a 2 años), y elevando el colateral (de 85% a 95%), para ampliar el número de empresas beneficiarias.

Los ajustes a estos mecanismos son necesarios para un completo restablecimiento de la cadena de pagos. En esta línea, el BCR ha puesto énfasis en que continuará inyectando liquidez y que continúa introduciendo nuevos instrumentos para reforzar la misma, como las operaciones repos orientadas a impulsar la reprogramación de créditos con bajas tasas de interés.

Síganos en Facebook

El BCR se reafirmó también en mantener una postura monetaria fuertemente expansiva por un periodo prolongado mientras persistan los efectos negativos de la pandemia. Esta señal está en línea con nuestras proyecciones. Creemos que la tasa de interés de referencia se mantendrá en el nivel actual de 0.25% por todo el 2020 y la mayor parte del 2021.

Sí nos sorprendió su visión más débil respecto de la inflación. En mayo esperaban que la inflación se ubique alrededor del límite inferior del rango meta (1%), y ahora consideran que se ubicaría por debajo del mismo (menor a 1%) aunque la razón es la misma: debilitamiento significativo de la demanda interna. No obstante, la expectativa de inflación a 12 meses se ha mantenido estable entre abril y mayo, en 1.5%. En el corto plazo el ritmo de inflación se ha mantenido sin cambios significativos, alrededor de 1.8%, pero esperamos una trayectoria descendente durante el 2S20, hacia nuestra proyección de 1.1%. Esto favorecería aún más la postura monetaria expansiva.

La relativa estabilidad del tipo de cambio durante el periodo de pandemia y el hecho que el Perú siga registrando la percepción de riesgo país (EMBIG) más baja de América Latina –completan la configuración de un panorama donde las condiciones financieras son las más favorables en cualquier crisis del pasado.

El BCR también destacó la recuperación de las expectativas empresariales en mayo, en línea con la reapertura de la economía. Es previsible que las mismas continúen recuperándose, en la medida en que más empresas reinician sus operaciones de acuerdo al avance de las fases autorizadas, y por un contexto externo favorable, en términos de desempeño de los mercados financieros y aumento del precio de los metales.