Scotiabank – Centros comerciales: retos y oportunidades

Los centros comerciales (malls) volverán a abrir a partir de hoy con la mayoría de su oferta comercial autorizada a operar. El reinicio de operaciones se da luego de poco más de tres meses de paralización parcial debido a la cuarentena aplicada por el gobierno para reducir el impacto del Covid19.

Artículo de Carlos Asmat, publicado en el Reporte Semanal (del 22 al 26 de junio del 2020) del Departamento de Estudios Económicos del Scotiabank.

La reapertura impulsaría la recuperación de las ventas de manera gradual en los próximos meses, luego de la abrupta caída registrada durante el segundo trimestre.

Cierre temporal

Según datos de la Asociación de Centros Comerciales y de Entretenimiento del Perú (ACCEP) -asociación que agrupa a los propietarios de 85 establecimientos en el país-, el nivel de operación de los centros comerciales se redujo al 15% de su capacidad total debido al cierre temporal de la casi totalidad de negocios iniciado el 16 de marzo. Los únicos locales autorizados a operar durante la cuarentena fueron los que albergaban actividades esenciales como supermercados, farmacias y entidades financieras -aunque en horarios reducidos-.

Sucríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Dentro de los centros comerciales operan alrededor de 8,500 locatarios, creando cerca de 180 mil puestos de trabajo y aportando más de S/ 5,900 millones en ingresos por Impuesto General a las Ventas (IGV), según cifras de la ACCEP. Durante la cuarentena los malls han visto como oportunidad reforzar las ventas a través del comercio electrónico, aunque en el corto plazo su recuperación seguirá dependiendo de ventas presenciales. Un reto a superar es que el cierre temporal afectó las finanzas de la mayoría de locatarios, dificultando su reapertura. En ese sentido prevemos negociaciones entre propietarios de malls y locatarios para reprogramar los pagos de los alquileres de los meses en que los locales permanecieron cerrados.

Reapertura

Según el Decreto Supremo N°110-2020-PCM, el reinicio de las operaciones de los centros comerciales se dará el 22 de este mes. Este reinicio se concretará bajo ciertas condiciones, siendo alguna de ellas: i) El aforo máximo permitido es de 50%; ii) la reapertura se dará con excepción de locales ubicados en los departamentos de Ica, La Libertad, Arequipa, Huánuco, San Martín y las provincias de Santa, Casma y Huaraz en el departamento de Ancash; iii) los establecimientos de patios de comidas y/o similares solo podrán brindar el servicio de entrega a domicilio o recojo en tienda; y iv) no se encuentran comprendidos en la reanudación los cines y las zonas recreativas, entre otras condiciones. Es probable que, en los próximos meses, se permita un mayor nivel de aforo, en la medida que se contenga el avance del Covid-19.

Síganos en Facebook

Nivel de ventas

Entre los años 2015 y 2019 los centros comerciales registraron un incremento de ventas promedio de 7%. Inclusive, antes de que se decrete la paralización de actividades a mediados de marzo, la ACCEP esperaba que el nivel de ventas para el 2020 alcance los S/ 32 mil millones, 9% más respecto al 2019. Sin embargo, luego de tres meses de paralización, ACCEP estimó que se abrían perdido alrededor de S/ 7,500 millones en ventas.

Para el presente año, proyectamos que las ventas sumen alrededor de S/ 17 mil millones, lo cual representaría una caída cercana al 40%, respecto al 2019. La mayor parte de este impacto ya se registró entre el 16 de marzo y el 21 de junio -se perdieron campañas importantes como el Día de la Madre-, por lo que prevemos que las ventas aumenten gradualmente en los próximos meses. Nuestra proyección toma en cuenta los siguientes supuestos: i) aforo inicial acotado al 50% de la capacidad de los centros comerciales, ii) apertura parcial de locales, tomando en cuenta la exclusión de algunas ciudades del proceso de reapertura, iii) problemas financieros de algunos locatarios para reiniciar operaciones y iv) menor capacidad adquisitiva de los consumidores ante la pérdida de empleos y reducción de ingresos.