ZegarraLaw: La depreciación de activos no explotados por el estado de emergencia nacional

Partimos señalando que la depreciación se constituye como el medio previsto por nuestra legislación tributaria para deducir el costo de los activos fijos durante los ejercicios en los cuales estos son sujetos a explotación económica para la generación de ingresos gravados con el Impuesto a la Renta (IR).

Por: Gonzalo Escalante – Jefe del Área Tributaria, gescalante@zegarralaw.com

Sobre el particular el Tribunal Fiscal ha indicado en la resolución 09318-10-2015 lo siguiente: “Que este Tribunal a través de la resolución 13133-3-2009, señala que la depreciación constituye la pérdida de valor que sufren los bienes del activo fijo por haber sido puestos en estado de explotación, y que su deducción como gasto para efecto de determinar el Impuesto a la Renta de tercera categoría, tiene como razón fundamental, el reconocer el desgaste o agotamiento que sufren dichos bienes por haber sido utilizados por los contribuyentes gravados con el aludido impuesto.”

Ahora bien, varias empresas que han visto paralizadas sus operaciones debido al estado de emergencia nacional se encuentran frente a un cuestionamiento respecto al tratamiento aplicable a sus activos fijos en lo que refiere a su depreciación.  

Sucríbase a nuestro boletín diario, el mejor resumen de noticias sobre las regiones del Perú

Este cuestionamiento se resume en determinar si resulta procedente aplicar la depreciación de sus activos fijos por la totalidad del ejercicio, o si únicamente corresponde aplicar la depreciación en forma parcial por el tiempo en el cual estos activos efectivamente fueron sometidos a explotación económica, opción con la cual se aplicaría la depreciación sin considerar el período de inamovilidad decretado por el gobierno.

Este cuestionamiento surge del texto del artículo 38 de la Ley del IR que dispone en su último párrafo que: “Cuando los bienes del activo fijo sólo se afecten parcialmente a la producción de rentas, las depreciaciones se efectuarán en la proporción correspondiente.”

Así pues, es necesario determinar si en el caso de empresas que no han explotado sus activos para la generación de ingresos gravados debido al estado de emergencia nacional deben considerar que éstos activos han sido afectados solo parcialmente para la producción de rentas, y como consecuencia de ello, la depreciación resultará aplicable únicamente en forma proporcional a su explotación efectiva durante el ejercicio 2020.

Síganos en Facebook

Para ello es necesario identificar qué debemos entender como afectación parcial y si es que un supuesto de paralización como consecuencia de la declaratoria de emergencia nacional se encuentra dentro de dicho concepto.

El Tribunal Fiscal en la Resolución 10113-4-2013 ha señalado que: “(…) una afectación parcial se producirá cuando los activos fijos son destinados a la realización de actividades distintas a aquella que produce la renta gravada, (…)

Que de la jurisprudencia antes citada, se desprende que si bien es posible que se admita la deducción de la depreciación de un activo fijo durante períodos de inactividad, es requisito indispensable para admitirla que el bien se encuentre disponible para el uso del contribuyente, eso es, que se encuentre en capacidad de ejercer su derecho a utilizar el bien en cualquier momento.”

De la resolución citada se obtiene que a criterio del colegiado la utilización parcial de un activo se configura cuando este es empleado para la realización de actividades que no generan renta afecta al IR. Por el contrario, si los bienes no son explotados en forma activa para la generación de renta gravada, pero se mantienen a disposición del contribuyente no podemos considerar que estemos ante una utilización parcial de éstos, pues existe la potencialidad de ser empleados en cualquier momento para la generación de rentas gravadas.

Habiendo dicho ello, somos de la opinión que si una empresa se ha visto en la obligación de paralizar sus operaciones, lo cual ha significado que sus activos no sean explotados, pero estos no han sido destinados a ninguna otra actividad que no produzca rentas gravadas y se mantuvieron a su disposición para ser empleados apenas hubiera oportunidad de realizar actividades afectas al IR nos encontramos ante un supuesto en el cual la depreciación debe aplicarse en forma completa por todo el ejercicio 2020. Ello en tanto, en este caso no nos encontramos ante una afectación parcial de los activos según lo previsto en el citado artículo 38 de la Ley del IR.

Be the first to comment on "ZegarraLaw: La depreciación de activos no explotados por el estado de emergencia nacional"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*