Cusco: región se prepara para el retorno de turistas

La República.- Hoy se reiniciaron los vuelos comerciales y los viajes de transporte provincial a la ciudad de Cusco, epicentro del turismo en el Perú, después de 126 días de paralización.

Lo que nunca paralizó fue el aeropuerto Velasco Astete. Desde que se declaró la cuarentena el pasado 13 de marzo, en sus instalaciones se realizaron 560 operaciones casi todos los días, pero se trataron de los vuelos humanitarios y de suministros para la emergencia.

Ahora el aeropuerto tiene listos todos los protocolos, pero al cierre de la presente edición aún quedan problemas por resolver. Funcionarios de Córpac hicieron saber que ya tienen listas las instalaciones para cumplir con el nuevo aforo (no más de 160 personas por sala de embarque), con la distancia social exigida por el MINSA (las butacas ya no estarán juntas) y con la nueva “señalética” establecida por el MTC. Sin embargo, las líneas aéreas no aceptaron reducir el aforo de sus aviones ni la obligación de disponer de mandiles blancos para los pasajeros. Por si fuera poco, todas las empresas pugnan por el horario “caliente”, es decir, de 9 a 11 de la mañana, y hasta la semana pasada el MTC aún no resolvía el tema de los horarios que podría provocar el congestionamiento en las salas del aeropuerto.

De paso, a las instalaciones solo ingresarán los pasajeros y los taxis tendrán un plazo máximo de tres minutos para cargar y descargar pasajeros. Por todo esto, parece que en el aeropuerto cusqueño ya no habrá restaurantes, cafeterías ni tiendas, pues el escaso aforo y la ausencia de acompañantes de los pasajeros no justifican su reapertura.

En Cusco, los más optimistas en reflotar el sector Turismo hoy se muestran cautos. Un caso es el del presidente regional, Jean Paul Benavente, quien reveló que desde que se levantó la cuarentena “se ha duplicado el número de víctimas fatales por Covid”. Ahora se sabe que la cifra de contagios responde, además, a los casos procedentes de Madre de Dios y de la provincia de la Convención, puerta de ingreso a la amazonía cusqueña.

Es bueno recordar que Cusco y otras regiones del sur andino muestran las cifras menos trágicas con respecto a contagios y fallecidos por el nuevo coronavirus. La población cumplió estrictamente con la cuarentena. Hasta se estudia si la radiación ultravioleta y la altitud de sus ciudades contribuyó al freno de la pandemia.

Las autoridades regionales y ediles tienen las cosas claras, mientras que los empresarios y pobladores cusqueños decidieron dejar de lado sus diferencias con el objetivo de enfrentar la pandemia y, al mismo tiempo, sacar a Cusco de la grave situación económica que afecta a casi todos sus sectores productivos.

Por lo pronto, en una actitud audaz y con el apoyo de varios alcaldes qosqorunas, Benavente vino a Lima para exigir la firma del convenio para terminar la construcción del hospital Lorena. Hace unas horas también firmó el acuerdo con la empresa Cachimayo para satisfacer la demanda de oxígeno medicinal en la región, prometió agilizar la construcción del aeropuerto en Chinchero, la Vía Expresa y acelerar el plan de la Marca Cusco.

Benavente también logró convencer al MTC para aprobar el reinicio de vuelos internacionales directos a Cusco y vinculado a ciudades de la región donde la pandemia logró ser controlada.

Lo cierto, empero, es que se levantó la cuarentena pero el virus permanece. Y la pandemia ha sido devastadora para el sector turístico.

“El cien por ciento de las agencias de turismo han cerrado”, revela con pesar Silvia Uscamaita, directora de la Asociación de Agencias de Turismo. Ella reconoce que tuvo que cerrar su propia agencia ubicada desde hace 25 años en la Plaza Mayor de Cusco. Otras han optado por convertirse en agencias virtuales y algunas mudaron sus oficinas a su propia vivienda. Para colmo de males, aún no pueden acceder a los créditos de Reactiva Perú porque falta su reglamentación oficial. De paso, un numeroso grupo de gremios cusqueños han elaborado el Plan Ayni para reactivar el sector. “Otro milagro de la pandemia es que resucitó la Cámara Cusqueña de Hoteles”, asegura la empresaria.

Sin duda, tanto el Gobierno regional como Dircetur y Cultura-Cusco han estado especialmente activos durante la cuarentena con la idea de que esta crisis es una oportunidad para salvar todas las falencias del sector.

El Plan Ayni reúne esas propuestas y se basa en que durante el 2019 el 30% de los turistas se mostraron insatisfechos: el transporte y la viabilidad, gestión del entorno urbano y rural, la basura y la falta de información figuran entre las quejas de los turistas. Y todo esto son servicios otorgados por el Estado.

Del 30 de abril al 17 de mayo se realizó una encuesta a casi 700 empresarios del sector Turismo. Según el Plan Ayni, 77.000 personas están en peligro de perder su empleo en los próximos tres meses. El 44% se acogió a la suspensión perfecta. El 16% redujo personal de planilla, el 21% renegociaron remuneraciones y horarios laborales. Pero se calcula que poco más del 40% funciona en la informalidad.

¿Llaqta abierta?

Cuando acabó la cuarentena, Mincetur se adelantó al anunciar la reapertura inmediata del destino Machupicchu, con facilidades en sus tarifas para estudiantes y adultos mayores y con la reducción de su aforo a la mitad, es decir, no más de 3 mil turistas por día.

Sin embargo, si usted, amigo lector, llega hoy a Cusco y no podrá visitar la llaqta inca porque aún no está abierta al turismo.

Benavente anunció que la fecha elegida ahora es el 24 de julio. La fecha ya era conocida por las empresas Perú Rail e Inka Rail que ya tienen listos sus protocolos Covid.

Ahora se confía en el turista nacional que no solo llegará por avión o en bus, sino también se espera el incremento de viajes familiares o de amigos en auto propio desde Lima siguiendo tres rutas (ver infografía).

También se activó la ruta del camino inca, pero desde Chachabamba (km 104 de la línea férrea) que incluye un ascenso a Wñayhuayna y continúa hasta la llaqta inca. Puede ser en uno o dos días. Funcionará de 6 a.m. hasta mediodía y está prohibida la preparación de alimentos. Los caminantes tendrán que usar mascarilla, escafandra y lente de seguridad. Máximo ocho personas por grupo, incluyendo al guía.

El tren local se reactivó tras el fin de la cuarentena, pero la imagen más dramática fue la mudanza de vecinos de Aguas Calientes (Machupicchu Pueblo).

Hay quienes temen un repunte de contagios con la apertura del turismo: “Pero no queda otra”, nos dice un empresario local que ya se declaró en quiebra. El 85% de los ingresos locales provienen del turismo y, hoy en día, el municipio sobrevive con el magro presupuesto de Foncomún, equivalente al 15% de sus ingresos.

La pandemia sirvió, además, para comprobar el elevado grado de informalidad que reina en la antigua Aguas Calientes. Cuando el municipio y las autoridades de Mincul, Minsa y el MTC recorrieron el pueblo para activar los nuevos protocolos Covid, se dieron con que existen 150 hoteles y más de un centenar de restaurantes. Casi todos informales. De ellos, solo 40 hoteles y 20 restaurantes cumplieron con las normas y podrán aplicar los nuevos protocolos. El resto tendrá que renovar trámites para su formalización.

Para ver noticia original, haga clic aquí.

Sea el primero en comentar sobre "Cusco: región se prepara para el retorno de turistas"

Deje un comentario