Regiones del sur: andan mal en gestión pública

La República.- Durante los últimos meses, la fragilidad institucional del Perú se hecho evidente en los constantes enfrentamientos políticos entre el Congreso y el Ejecutivo. Ello ha puesto en relieve la importancia de las instituciones para el crecimiento y desarrollo del país.

Según el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, el Perú se ubica en el puesto 94 en el pilar instituciones, de un total de 141 países. Así, en un contexto en el que se espera una caída del PBI anual en alrededor de 13%, es relevante analizar la importancia de un marco institucional estable y adecuado.

Desempeño regional

El pilar Instituciones del índice de Competitividad Regional (INCORE) evalúa el desempeño de las 25 regiones del país en siete indicadores: ejecución de presupuesto de inversión pública, percepción de la gestión pública, conflictividad social, criminalidad, homicidios, percepción de la inseguridad de noche y resolución de expedientes judiciales. En la última edición (2020), Arequipa, Apurímac y Cusco se ubicaron en el tercio inferior de este pilar.

En principio, Arequipa retrocedió once posiciones y se ubica en el penúltimo puesto (24). Esto se debe a la reducción en el porcentaje de la población que tiene una buena percepción de la gestión pública del Gobierno Regional (de 23.5% a 15.6%), eso le hizo bajar 16 posiciones , ahora está en el puesto 24 en este indicador. Asimismo, la población que percibe mayor inseguridad de noche, esa impresión pasó de 56.8% a 60.0%, así la región retrocedió 3 posiciones y se situó en el puesto 21.

Por su parte, Apurímac mejoró del puesto 23 al puesto 19, debido al aumento de la ejecución de la inversión pública y una mejora en la percepción de gestión regional. En tanto, Cusco se mantuvo en el puesto 18 del pilar. Si bien la región disminuyó el porcentaje de expedientes judiciales resueltos al pasar de 41.5% a 36.7%, se redujo la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes de 9 a 7 personas.

Por otro lado, Tacna se ubica en el tercio medio del pilar Instituciones, ocupando el puesto 13. La región retrocedió siete posiciones por el aumento de homicidios por cada 100 mil habitantes. En tanto, Moquegua avanzó cuatro posiciones y se ubicó en el puesto 8, alcanzando el tercio superior en el pilar. Ello debido a la reducción de la tasa de homicidios que pasó a ser la más baja del país. Por último, Puno escaló dos posiciones y se ubicó en puesto 6, debido a la disminución de conflictos sociales.

En la edición 2020, las regiones del sur se encuentran en el tercio inferior del indicador que mide la percepción de la gestión pública. Así, la población adulta que considera que la gestión regional es buena alcanza el 22.1% en Moquegua, por debajo del promedio nacional (24.1%), seguida de Apurímac (18.8%), Puno (17.5%) y Tacna (16.2%). Mientras que, tanto en Arequipa como en Cusco, esta proporción solo alcanza el 15.6%, ubicándose en los últimos puestos en este indicador.

Instituciones y crecimiento económico

De acuerdo con los economistas Acemoglu, profesor del MIT, y Robinson, profesor de la Universidad de Harvard, el desempeño económico de los países depende del desarrollo de sus instituciones, las reglas que influyen en cómo funciona la economía y los incentivos que motivan a las personas. Así, la inestabilidad la inestabilidad política es una señal de la baja calidad de las instituciones.

En esta línea, un estudio de Aisen y Veiga (2013) encontró que un cambio de gabinete adicional por año reduce el crecimiento del PBI per cápita en 2.4 puntos porcentuales.

Para ver noticia original, haga clic aquí.

Be the first to comment on "Regiones del sur: andan mal en gestión pública"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*